Julio Martínez Mesanza y su "Gloria", Premio Nacional de Poesía - MADRID ACTUAL

Julio Martínez Mesanza y su "Gloria", Premio Nacional de Poesía

Archivado en:
 
Julio Martínez Mesanza y su "Gloria", Premio Nacional de Poesía
Compartir en whatsapp
 

El escritor Julio Martínez Mesanza ha sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Poesía, dotado con 20.000 euros, por la obra "Gloria".

El jurado, presidido por el subdirector general del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Javier Pascual, premia esta obra "por insuflar un aire nuevo a la tradición clásica, avanzando en profundidad en esta nueva entrega poética, plena de belleza formal y sentido de la rebeldía ante el pensamiento único vigente", ha anunciado el Ministerio de Educación, cultura y deporte.

Es este Ministerio el que concede el premio para distinguir la obra de un autor español escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en 2016.

Julio Martínez Mesanza (Madrid, 1955) es licenciado en Filología italiana por la Universidad Complutense de Madrid y ha traducido, entre otras obras, la Vida nueva, de Dante Alighieri, y la Arcadia, de Jacopo Sannazaro, además de publicar libros como "Gloria" y "Europa" (1983).

En 1996 publicó "Las trincheras" y, en 2007, "Entre el muro y el foso". Algunos de los poemas de estos títulos componen la antología "Soy en mayo" (2007) de quien fue director de comunicación de la Biblioteca Nacional y asesor en el Ministerio de Educación y Cultura, así como director de los centros del Instituto Cervantes de Lisboa, Milán, Túnez y Tel Aviv, estando actualmente al frente del de Estocolmo.

"Gratamente sorprendido" por el galardón, Julio Martínez Mesanza, el también autor de "Europa", que se ha ampliado en cada una de sus cuatro ediciones, la defiende como "más vigente que nunca" y reivindica que un mensaje de "unidad" es lo mejor que se puede ofrecer hoy en día a la sociedad, en un momento en el que vive el devenir de Cataluña con "lógica preocupación".

Reconoce que es "consciente" de que su visión del mundo apoyada en "los valores tradicionales que han configurado Occidente, Europa y España, a menudo ahora desdeñados, no se acomoda a los estándares actuales", pero ve "totalmente necesario" tener en la actualidad "un sentido profundo de lo que han significado y significan Europa y Occidente en el mundo".

Lamenta también que se haya "perdido la memoria", aunque tiene un mensaje de esperanza: "A veces resurge de forma muy grata y se dan renacimientos espontáneos que nos hacen sentirnos a todos más españoles de lo que ya somos. Ahora se ha vivido uno de esos despertares, lástima que haya sido por reacción, pero eso es síntoma de que el cuerpo está sano. Es sano patriotismo ante un desafío".

De la valoración que ha hecho el jurado del Premio Nacional de Poesía de su "Gloria" -"plena de belleza formal y sentido de la rebeldía ante el pensamiento único vigente"- cree que, aunque su poesía "es más que ese posicionamiento ideológico", en la obra se refleja que "de alguna forma vivimos en una dictadura de lo políticamente correcto en la que hay temas que resultan tabú".

Con los clásicos de la tradición literaria europea -Homero, Virgilio, Ovidio y Dante- y la "gran poesía" española del Siglo de Oro -Garcilaso, Lope de Vega, Quevedo, Góngora y fray Luis de León- como referentes, a este poeta se le ha incardinado en la corriente épica, aunque él puntualiza que la suya es una poesía lírica que recurre a "símbolos históricos que vienen del campo bélico" como caballos y espadas, artillería y carros de combate".

Clave en su carrera fue la publicación de parte de su obra en "La generación de los ochenta", de José Luis García Martín, ya que "ayudó bastante a situarla" y la abrió a más lectores.

Martínez Mesanza opina que, pese a que muchos puedan pensar que, como anticipaba Golpes Bajos, corren "malos tiempos para la lírica", estamos ante un momento "muy rico" de la poesía española, con un panorama "no tan unitario como en otras generaciones" sino formados por voces "múltiples, variadas y todas muy ricas".

Y defiende, sobre todo, que "nunca se puede renunciar a la poesía" porque, aunque tenga "un alcance limitado", inferior al de otros géneros en cuanto al número de lectores, "con que llegue a unos pocos, transformados por la poesía, pueden ayudar a que las cosas sean mejores y vistas de otra manera por la sociedad".

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies