La "Carmen" de Bieito va al Real con "ajustes" en las escenas de la bandera - MADRID ACTUAL

La "Carmen" de Bieito va al Real con "ajustes" en las escenas de la bandera

La "Carmen" de Bieito va al Real con "ajustes" en las escenas de la bandera
Compartir en whatsapp
 

La "Carmen" de Calixto Bieito llega al Teatro Real de Madrid con "ajustes, que no cambios", en un par de escenas" por "sentido de la responsabilidad", para evitar herir sensibilidades con el uso que se le daba a la bandera de España en un par de escenas.

Así lo han subrayado durante la presentación del montaje, que estará en el coliseo del 11 de octubre al 18 de noviembre, su presidente, Gregorio Marañón, y su director artístico, Joan Matabosch, quienes han asegurado que estos "ajustes" se producen por iniciativa del propio Bieito.

De ese modo, se pretende evitar que momentos en los que la bandera servía de mantel, muleta, trapo y toalla -lo que llevó al exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo a elevar una pregunta parlamentaria tras su estreno en París el pasado abril- origine una polémica al margen de lo estrictamente artístico.

"Por sentido de servicio al mundo de la cultura, sentido de la excelencia del trabajo profesional y sentido de la responsabilidad, problemas como los que se han inventado y vaticinado con cierta irresponsabilidad se han resuelto", ha indicado Marañón, quien ha apostillado que se ha aplicado la "inteligencia".

Para Matabosch, los "ajustes" se han hecho "para que no haya cambios en el sentido que se quiere expresar, para mantener la fuerza del montaje por el momento que estamos viviendo" y para evitar que haya "lecturas distintas" de la que buscaba Bieito cuando, por ejemplo, puso en el escenario una toalla rojigualda para que se tumbara al sol una prostituta.

Porque lo que el Real quiere con este triunfal montaje, que se ha visto en más de 30 teatros de Europa y América desde su estreno en el Festival de Peralada en 1999, es que el público disfrute de una producción que "evita clichés prefabricados" y afronta el asesinato de Carmen a manos de Don José como "un crimen de violencia de género", ha indicado Matabosch.

Calixto Bieito ha sido el que más se ha acercado a la versión de Bizet sobre la "Carmen" de Mérimée, que fue duramente criticada en su estreno en París en 1874 y dulcificada posteriormente por un discípulo del músico después de su muerte, acontecida tan solo tres meses después.

Lejos de su enfoque pintoresco, está ambientada en los años setenta en una ciudad fronteriza que "podría ser Ceuta", con la "violencia latente" entre un grupo de legionarios y contrabandistas, resultando una "Carmen" "muy directa y muy brutal" que combina los parlamentos con "canciones, que no arias", a excepción de las de Micaëla, por ser "un personaje más elevado", ha apuntado Marc Piollet, su director musical.

Tres repartos darán vida a la ópera de Bizet, encabezados por las mezzosopranos Anna Goryachova, Stéphanie d'Oustrac y Gaëlle Arquez; los tenores Francesco Meli, Andrea Carè y Leonardo Caimi como Don José, las sopranos Eleonora Buratto y Olga Busuioc (Micaëlla) y los barítonos-bajo Kyle Ketelsen, Vito Priante y César San Martín como Escamillo.

A ellos les demanda Bieito "una interpretación visceral en la que la seducción, la pasión, el sexto, el maltrato, la humillación, el machismo, los celos y la sinrazón llegan al espectador con una violencia emocional y un ritmo trepidante, no exento de una inquietante poesía, que recuerda a Quentin Tarantino o Martin Scorsese", según el Real.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies