KPMG niega que fijara un coste a Emissao para su compra por el Canal - MADRID ACTUAL

KPMG niega que fijara un coste a Emissao para su compra por el Canal

KPMG niega que fijara un coste a Emissao para su compra por el Canal
Compartir en whatsapp

La consultora que auditó las cuentas del Canal de Isabel II ha negado que elaborará un informe que determinará el valor de la sociedad brasileña Emissao para fijar su coste antes de su compra por la entidad, una operación por la que pagó 21,4 millones de euros y cuyo patrimonio neto un mes después era de 10,6 millones.

El socio de la consultora KPMG Borja Guinea ha confirmado en su comparecencia en la comisión de investigación de corrupción de la Asamblea de Madrid que aborda el caso del Canal la pérdida patrimonial que sufrió la empresa brasileña, que pasó de veinte millones de euros a menos cinco en tres años.

Guinea ha indicado que la depreciación del patrimonio contable de Emissao en 2014 se produjo por la presencia de "incorrecciones", por lo que se puso de manifiesto "la necesidad de rebajar el valor de determinados activos e incorporar provisiones para cubrir determinados pasivos".

"La suma de ambos conceptos implicaba una reducción patrimonial significativa, por eso pasó de 20 millones de euros a 10 y luego a menos 5", ha dicho Guinea, al tiempo que ha apuntado que "es difícil pensar cómo va a evolucionar un negocio a futuro en ese momento" para justificar la pérdida de valor que presenta la compañía en 2015.

Según el socio de KPMG, por la compra de Emissao se pagó 31 millones de dólares, una operación que se materializó en tres pagos de 20, 5 y 4,8 millones (dólares) a través de dos bancos suizos y uno brasileño -Bradesco-.

La consultora elaboró un informe, a petición de Inassa, por un coste de entre 40.000 y 50.000 euros, según Guinea, para determinar aspectos de tipo financiero, fiscal y laboral, un trabajo que llevaron a cabo socios de KPGM brasileños.

Guinea ha destacado que la consultora puso de manifiesto en 2013 una serie de "deficiencias" sobre Emissao, un negocio familiar brasileño que no había sido objeto de auditoría hasta ese momento, además de "las dificultades" que tuvieron para tener acceso a la información.

Por ejemplo, con respecto a resultados que facilitó la sociedad brasileña y lo que KPMG pensaba que "debían ser en base al cumplimiento de la normativa contable" y que reducían el resultado presentado por parte de la compañía a la persona que realizó el informe.

También reducía su valor algunas cuentas que "eran de dudosa recuperabilidad por la antigüedad" y que pensaron que debían estar provisionadas, así como unos bonos que tenían en su activo que habían perdido su valor o unos anticipos a proveedores que debían estar registrados en la cuenta de gastos.

Por su parte, Miguel Ángel Faura Borruey otro de los socios de KPMG, quien también ha comparecido en la comisión de investigación de corrupción, ha defendido que todos los procedimientos de la auditoría fueron "absolutamente normales".

Ha destacado que "no había nada llamativo" en las cuentas y ha insistido en que las pérdidas durante los primeros años de una empresa ubicada en un país en crisis "no es una situación tan poco habitual".

"No recuerdo haber encontrado nunca ningún ilícito penal durante ninguna auditoría que haya realizado", ha sentenciado Faura.

Ha asegurado que las pérdidas que sufrió la empresa se deben a la "etapa de crisis económica" que experimentó Brasil durante el primer periodo financiero de la empresa y ha añadido que, por ello, "no es llamativa" la caída en las cifras porque las "expectativas pueden cambiar".

Ha añadido que el trabajo de una auditoría es que las cuentas reflejen la situación y la proyección económica de una empresa y "poco importa" si se trabaja con "dinero público o no", porque ese control "no es competencia" del auditor.

Frauga ha señalado que cuando se puso "en manifiesto" el defecto que sufrió la empresa de cinco millones de euros, la reacción de la empresa fue "corregir" este dato negativo a través de una "provisión".

Asimismo, ha asegurado que "no puede explicar porque una compañía gana o pierde" dinero porque "no es su trabajo como auditor" y ha asegurado que su trabajo es mostrar "una foto fija" de la cuenta anual de una compañía.

El auditor de KPMG ha añadido que "nunca" ha coincidido con el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ni con el exportavoz del Gobierno Regional Salvador Victoria y el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies