El descuartizador de Majadahonda tenía "alterado juicio de realidad" - MADRID ACTUAL

El descuartizador de Majadahonda tenía "alterado juicio de realidad"

El descuartizador de Majadahonda tenía "alterado juicio de realidad"
Compartir en whatsapp
 

Varios peritos han coincidido en el juicio del presunto descuartizador de Majadahonda en que el acusado tenía "una percepción de la realidad distorsionada por su delirio" y que su "juicio de la realidad" estaba "absolutamente alterado" por "interpretaciones delirantes".

Así lo han declarado diferentes trabajadores sanitarios en una nueva sesión en la Audiencia Provincial de la vista oral que juzga a Bruno H.V., acusado de los asesinatos de su tía Liria, desaparecida en 2010, y su inquilina Adriana, desaparecida desde 2015.

La sesión de hoy ha reunido a 24 peritos con un objeto de pericia común, el estado mental del acusado, diagnosticado de esquizofrenia paranoide desde su primer ingreso psiquiátrico en 2012 tras un brote.

Los diferentes trabajadores sanitarios -entre los que había psiquiatras y psicólogos que atendieron a Bruno entre 2012 hasta su detención en 2015- han coincidido en definir la enfermedad del acusado como "grave" y "larvada" en los años, y que tenía "conciencia nula" de su mal.

De hecho, como explicó su familia, el acusado se negaba a tratar su enfermedad, lo que, según han declarado hoy los peritos, conllevaba una "agudización" de sus síntomas y que "su juicio de la realidad se viera alterado".

Preguntados por Fiscalía y acusación por la "complejidad" de los hechos que se le imputan, los peritos han declarado que ni la capacidad intelectual ni la memoria se ven comprometidas o alteradas por la enfermedad.

"El hecho de que planifique revela un buen funcionamiento intelectual, pero esto no quiere decir que no estuviera delirando", ha matizado uno de los peritos.

Además, los peritos de parte han explicado que, si bien en el acusado no se percibe un trastorno, "el proceso de memoria no recuerda algo tal y como sucedió sino que reconstruye algo", por lo que "los recuerdos se pueden alterar por las proyecciones delirantes" del acusado.

Los diversos psiquiatras que le han tratado tras su ingreso en la prisión de Navalcarnero en 2015 también han explicado que el acusado "no ha dado motivaciones o explicaciones" de los supuestos hechos que se le imputan y que, cuando era preguntado por ellos, "no quería hablar" y se mostraba "hermético".

Bruno H.V. está acusado de asesinar a su tía Liria y su inquilina Adriana, cuyos cuerpos no han sido hallados y se cree que pudieron ser triturados en una picadora industrial encontrada en el sótano de la vivienda del acusado, en Majadahonda, y en cuyas piezas internas se hallaron restos orgánicos de ambas.

Además, se le imputa un delito de falsedad documental, otro de estafa y otro de tenencia ilícita de armas.

Por estos hechos la Fiscalía solicita para él 30 años de internamiento en un centro psiquiátrico.

El juicio se reanudará mañana con las conclusiones definitivas de las partes.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies