El descuartizador de Majadahonda falseó la firma de su tía para la cesión de su casa - MADRID ACTUAL


El descuartizador de Majadahonda falseó la firma de su tía para la cesión de su casa

El descuartizador de Majadahonda falseó la firma de su tía para la cesión de su casa
Compartir en whatsapp
 

Un experto en grafística ha declarado en el juicio que las firmas de la tía del presunto descuartizador de Majadahonda, desaparecida desde 2010, presentes en un contrato de alquiler y un certificado de empadronamiento para la cesión de su casa fueron falsificadas por el acusado.

Lo ha explicado en una nueva sesión en la Audiencia Provincial de Madrid de la vista oral que juzga a Bruno H.V., acusado de los asesinatos de su tía Liria y de su inquilina Adriana, desaparecida en 2015, además de un delito de falsedad documental, otro de estafa y otro de tenencia ilícita de armas.

Según ha explicado el perito, del departamento de Grafística de la Guardia Civil, "la escritura y las firmas" de Liria presentes en en un contrato de alquiler y un certificado de empadronamiento autorizando al uso de su vivienda de Majadahonda "habían sido falsificadas" y "se podían atribuir a Bruno".

De acuerdo al experto, la firma de la tía parecía haber sido "calcada" de la presente en su DNI, del que se encontraron diversas fotografías en un móvil del acusado.

También se ha determinado que Bruno fue el autor de una nota manuscrita y rota hallada en los registros en la que se leía "Al gerente o encargado de Adriana", la misma frase que había en una carta mecanografiada de despido encontrada en el lugar de trabajo de Adriana poco después de su desaparición.

Otros peritos presentes en la vista de hoy, miembros del departamento de Balística de la Guardia Civil, han explicado que las diferentes armas que poseía el acusado "no eran legales", a excepción de un rifle, para el que tenía licencia.

El resto, dos pistolas con el cañón inutilizado y dos cañones para sustituir los inutilizados de las pistolas, no tenían licencias, como tampoco la tenía un silenciador que, han explicado los peritos, "es un arma prohibida".

La Fiscalía pide para el acusado, diagnosticado con esquizofrenia paranoide, 30 años de internamiento en un centro psiquiátrico por los diferentes delitos de los que le acusan.

Los cuerpos de la tía y la inquilina del acusado no han sido hallados y se cree que pudieron ser triturados en una picadora industrial encontrada en el sótano de la vivienda de Majadahonda y en cuyas piezas internas se hallaron restos orgánicos de ambas.

El juicio se retomará el próximo jueves con más pruebas periciales.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies