Los maquinistas de Metro reclaman salud en el puesto de trabajo - MADRID ACTUAL

Los maquinistas de Metro reclaman salud en el puesto de trabajo

Los maquinistas de Metro reclaman salud en el puesto de trabajo
Compartir en whatsapp
 

Los maquinistas de Metro de Madrid no piden más dinero ni jubilaciones anticipadas, sino salud, y por eso mantendrán acciones "contundentes" en las que esperan poder evitar una tabla de servicios mínimos "abusiva" del 100%, según el portavoz del Sindicato Colectivo de Maquinistas de Metro (SCMM), Juan Ortiz.

En una entrevista, Ortiz insiste en que "la penosidad y la toxicidad" en el puesto de trabajo son una "reivindicación histórica" de los maquinistas "a la que la empresa siempre da largas".

"Las cosas van a peor", afirma, porque no hay mejora en cuanto a la salud en el puesto de trabajo y Metro no ha querido realizar los estudios médicos pertinentes ni ha permitido nunca que los maquinistas lo encarguen a una empresa externa.

Según el portavoz, de los "algo menos de 1.900" maquinistas de Metro, muchos presentan lesiones de espalda, consecuencia -dice- de los asientos de las cabinas, que "no son muy cómodos ya que no cuentan, por ejemplo, con respaldos regulables ni apoya-brazos".

Además, dice Ortiz, "hay gente con cáncer y tumores y no sabemos, por falta de los estudios pertinentes, si estas enfermedades pueden ser atribuibles a la catenaria de 1.500 voltios que tenemos encima de nuestras cabezas".

Otras quejas del portavoz se refieren a las cabinas de las máquinas tractoras, "ruidosas o con la temperatura inadecuada por mal funcionamiento del aire acondicionado o de la calefacción".

En contraste con sus denuncias, Juan Ortiz menciona que "otros metros europeos sí tienen un complemento de penosidad y toxicidad en el puesto de trabajo" por trabajar bajo superficie, que es lo que hacen los maquinistas del Metro de Madrid "todos los días del año haciendo el 99 % de los viajes dentro del túnel".

Y reitera el portavoz de los maquinistas que lo que ellos quieren -y por lo que han llevado a cabo diez jornadas de huelga en lo que va de año- es que sean reconocidas las enfermedades laborales de su sector: "No pedimos más; ni dinero ni prejubilaciones, lo que queremos es salud".

Con respecto al convenio colectivo vigente para el lapso 2016-2019, que los maquinistas no han suscrito, Ortiz explica que además de no contener ninguna facilidad para avanzar hacia el reconocimiento profesional como "maquinistas de tracción eléctrica", "no hay ninguna mejora" para su actividad laboral.

También afirma el portavoz que de los 360 maquinistas nuevos contratados, unos cien trabajadores, han sido destinados "a escaleras u a otros sectores".

Y agrega que en todos estos años, hasta 2019, cuando habrá una nueva contratación, se jubilarán parcialmente muchos maquinistas que no serán sustituidos por otros, sino por "personal de oficio" o "jefes de sector", y eso supondrá que "llegaremos a 2019 con menos maquinistas que después del ERE de 2014".

Con respecto a las huelgas, reconoce que en ellas es mínima la incidencia "a causa de los servicios mínimos impuestos, totalmente abusivos".

"En la última huelga, la del World Pride, había una tabla del 100 por cien de trenes, lo cual impide ejercer el derecho", y agrega que aunque lo han denunciado ante la Justicia, el problema es que "a pesar de ganar el juicio, no se crea jurisprudencia".

Aún así, el portavoz de los maquinistas dice que en el futuro próximo intentarán otros caminos con la esperanza de que la Comunidad de Madrid o el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) negocien con los maquinistas una tabla de trenes mínima, no un 100 por cien.

Y se queja un poco más. Dice que además de decidir estos servicios mínimos abusivos durante los días de huelga, Metro pone los trenes en las líneas que quiere: en la de Arganda del Rey dejan tres, no seis, y en la línea uno, la línea céntrica, ponen más trenes adicionales de los que debería haber: en vez de poner 17 trenes, según servicios mínimos, sacan 25".

Eso significa, dice Juan Ortiz, que para el Metro hay "viajeros de primera y otros de segunda categoría: los que viven en el centro cuentan con más afluencia de trenes, con una frecuencia de unos tres minutos, y los que viven en el extrarradio tienen menos trenes, esperando 15 minutos".

Por todos estos motivos, y a tenor de lo que digan los maquinistas en asamblea, en octubre anunciarán otras movilizaciones. "Todavía no sabemos días ni horas", dice el portavoz.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies