Franco Battiato muestra su eterna juventud musical ante un público variado - MADRID ACTUAL

Franco Battiato muestra su eterna juventud musical ante un público variado

Franco Battiato muestra su eterna juventud musical ante un público variado
Compartir en whatsapp
 

A sus 72 años, Franco Battiato sigue siendo "incombustible" por su eterna juventud musical, la misma de la que ha hecho gala esta noche en la capital durante una actuación muy aplaudida por un público muy variado, que solo ha echado en falta el gran clásico: "Centro di gravità permanente".

Después de dos haber pasado por Málaga y Huesca, Battiato ha iluminado una de las madrileñas Noches del Botánico -el ciclo en el que se enmarca el concierto- para continuar con una gira española que también incluye paradas próximas en Cartagena y Girona, hasta el cierre, que llegará con un concierto en A Coruña el 24 de julio.

Hace más de un mes que el siciliano tenía todas las entradas vendidas para la cita, que ha irrumpido en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII a las 22:30 ataviado con una americana roja.

"Es incombustible", comentaba minutos antes un asistente habitual a sus conciertos, mientras que una chica lo calificaba como "eterno" y un admirador italiano como "el mejor cantautor que hay".

Antes de su primera canción, "Stati di gioia", el escenario lo ha ocupado Juri Camisasca, habitual colaborador de Battiato, el protagonista del encuentro, quien ha apostado por regalar una amplia mayoría de canciones consolidadas y solo algunos temas de sus últimos trabajos.

Canciones como "Fornicazione" o "L'ombra della luce" han logrado encajar bien con un público de todas las edades sentado -por la ausencia de pista- ante un veterano que lo es por edad y por haber cultivado a lo largo de más de 50 años de trayectoria todo tipo de géneros, desde las composiciones más románticas al rock progresivo, pasando por la ópera o el "new wave".

Sin embargo, aunque el peso de los años se aprecia en el cantante, que ha pasado sentado gran parte del concierto y que necesita leer las letras de sus canciones, nada afecta a su música -aún con aire vanguardista- ni a su vínculo con los asistentes.

Y es que si Battiato es apodado en su país natal como "Il maestro" puede ser por algo, más allá de que a lo largo de su carrera haya abrazado diferentes disciplinas artísticas como el cine, la literatura, la pintura o el teatro y de que cuente con más de medio centenar de álbumes.

"Lode all'inviolato" ha instaurado una atmósfera mística que ha permitido lucirse a la banda que acompañaba al polifacético vocalista, formada por Carlo Guaitoli (piano), Angelo Privitera (teclados y sintetizadores) y el Nuovo Quartetto Italiano, compuesto a su vez por Demetrio Comuzzi (viola), Alessandro Simoncini y Luigi Mazza (violines), y Luca Simoncini (chelo).

Llegada la primera mitad, los espectadores seguían como al comienzo, arrobados con la voz de Battiato de forma apacible en el marco de una velada que, por momentos, se ha percibido como un recital de poesía.

Así han llegado temas como "Un irresistible reclamo", "Te lo leggo negli occhi" o "La canzone dei vecchi amanti", su versión del clásico de Jacques Brel, muy aplaudida por quienes ocupaban el recinto, que han reconocido momentos después "La estación de los amores", la primera en español y una de las más emotivas, junto con "La cura", para la que el cantante se ha puesto en pie.

Esos clásicos han contrastado con algunos otros de sonido más animado, como "L'era del cinghiale bianco", "Summer on a Solitary Beach", "E ti vengo a cercare", a los que se han unido las palmas y los coros de los asistentes, antes de que regalaran una larga ovación.

Tras estrechar muchas de las manos que se han acercado al escenario, Battiato desaparecía. Pero no por mucho tiempo, ya que ha vuelto para ofrecer uno de los temas más esperados de la noche, "Voglio vederti danzare".

Pero, justo cuando el entusiasmo llegaba al punto más alto del encuentro y el público esperaba la icónica "Centro di gravità permanente", Battiato ha decidido que era el momento de poner fin al concierto. "Sois los mejores del mundo", ha dicho antes de marcharse.

Entonces, muchos de sus seguidores lo han intentado, han coreado el estribillo de ese tema para ver si volvía, pero de nada ha servido el esfuerzo porque la banda ha empezado a recoger.

"Se lo perdonamos porque está ya muy mayorcito", decían algunos de los que forman parte de un público muy fiel a Battiato, quien puede estar orgulloso de ver que hoy ha sido capaz de reunir a gente de todas las edades y conseguir que se marchen encandilados.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies