Un año de la Ley de sacrificio cero a animales, sin multas - MADRID ACTUAL

Un año de la Ley de sacrificio cero a animales, sin multas

Un año de la Ley de sacrificio cero a animales, sin multas
Compartir en whatsapp

La Ley de Protección de los Animales de Compañía que establece el 'sacrificio cero' ha cumplido un año desde su aprobación y cinco meses desde su entrada en vigor, un tiempo en el que no ha habido multas pero donde continúa la controversia por temas como la venta de mascotas en tiendas.

El Gobierno Regional empezó a redactar esta Ley para dar respuesta a la Iniciativa Legislativa Popular de la asociación protectora El Refugio, que pedía la prohibición del sacrificio de animales de compañía.

"Estamos súper satisfechos porque por primera vez se contempla de forma clara no sacrificar animales por el mero hecho de ser abandonados", dice su presidente, Nacho Paunero.

El texto, aprobado el pasado mes de julio en la Asamblea de Madrid, contempla multas de entre 300 y 45.000 euros en función de las infracciones.

Entre las muy graves está precisamente el sacrificio de mascotas con los fines no autorizados, es decir, siempre que no se deba a motivos de sanidad animal, de seguridad o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental.

Anteriormente, los centros de acogida de animales podían practicar la eutanasia a los ejemplares abandonados en un plazo de entre 10 y 19 días desde su recogida.

Desde la entrada en vigor de la nueva norma, en febrero, no ha habido ninguna multa, según ha informado el director general de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, José Luis Sanz.

"Se está cumpliendo la Ley, en el centro integral de acogida de animales de la Comunidad de Madrid ya se cumplía", asegura.

Este centro, ubicado en Colmenar Viejo, se encarga de gestionar la recogida de animales abandonados en las 78 localidades madrileñas con menos de 5.000 habitantes, así como de su mantenimiento hasta su adopción.

En total, desde su puesta en marcha en 2005 ha recogido 11.556 animales y permitido la adopción de 4.492, unas cifras significativas teniendo en cuenta que entre 2005 y 2016 en los 95 centros de acogida presentes en toda la Comunidad ingresaron 87.946 animales abandonados, todos ellos perros, y se adoptaron 84.982.

En las localidades de más de 5.000 habitantes, son los propios municipios los que se hacen cargo de estos temas, como ocurre con el centro de protección animal del Ayuntamiento de Madrid, donde advierten de que ha habido algunas dificultades en la aplicación de la Ley de 'sacrificio cero'.

"Está suponiendo un problema de cara a la capacidad de almacenamiento de los centros", asegura la jefa del departamento de servicios veterinarios de Madrid Salud, María José Montes.

Y es que, según reconoce, antes de la nueva norma en éste y otros centros se practicaban sacrificios de animales y ahora, con su prohibición, han tenido que transformar las instalaciones con obras de ampliación y mejora.

Para ello, la Comunidad de Madrid puso este año a disposición de los municipios y de las entidades protectoras una línea de ayudas de 1,5 millones de euros para subvencionar hasta un 50 % del total de las inversiones aprobadas.

En estos momentos, está en proceso de elaboración el reglamento de la Ley, que detallará entre otras cuestiones la venta de mascotas en tiendas, uno de los aspectos más controvertidos.

La nueva norma permite la venta física de perros y gatos pero da prioridad a su adquisición por catálogo.

Además, establece que haya vigilancia las 24 horas al día para garantizar las buenas condiciones de las mascotas, un punto que ha despertado las críticas de los propietarios de algunos establecimientos porque dicen que supondría un "coste adicional".

Desde la Consejería de Medio Ambiente han propuesto instalar cámaras de seguridad en lugar de tener que contratar a un vigilante y aseguran que tanto en éste como en otros puntos están tratando de buscar "el máximo consenso".

Recientemente, un total de 59 asociaciones de animales han presentado alegaciones a la Ley al entender que supondrá la desaparición de las protectoras que no poseen centro de acogida propio.

Sin embargo, en la Consejería insisten en que no les obligarán a tener centro propio sino a informar de aquellos con los que colaboran para tener un mayor control de la actividad.

Pese a las discrepancias, todas las partes coinciden en la necesidad de fomentar las adopciones y luchar contra el abandono de animales, un fenómeno más frecuente en estas fechas del año, justo antes de las vacaciones de verano.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies