System of a Down prende fuego al Download madrileño en la Noche de San Juan - MADRID ACTUAL


System of a Down prende fuego al Download madrileño en la Noche de San Juan

Archivado en:
System of a Down prende fuego al Download madrileño en la Noche de San Juan
Compartir en whatsapp

Como una gran danza tribal en torno al fuego y la cerveza, un rito de celebración colectiva entre decenas de miles de personas, así ha sido como System of a Down ha hecho arder por fin el festival madrileño Download, hasta entonces huérfano de un concierto a la altura de su sosias británico.

Han sido unos 36.000 asistentes, según cifras de la organización (por encima de sus estimaciones iniciales), los que en la Noche de San Juan han disfrutado del poderoso directo de estos californianos de origen armenio, el primero en 12 años en la ciudad y, a falta de lo que suceda el sábado, probablemente el más recordado de esta primera edición.

Poco después de las 17 horas los escenarios han ido encendiendo paulatinamente la corriente eléctrica de la segunda jornada para recibir la descarga de grupos como Myrath, la primera banda de metal de Túnez fichada por un sello internacional, o la de Hamlet, veteranos españoles del metal con problemas hoy en el sonido.

En ese momento, sobre el césped artificial de La Caja Mágica caían aún a plomo 34 grados asfixiantes; afortunadamente, la organización ha corregido uno de los principales motivos de crítica del día anterior, permitiendo acceder al recinto con botellas de agua desde el exterior (más baratas) para sobrellevar la canícula.

A las 21 horas ha llegado el turno de la primera gran actuación de la noche, la de los británicos The Cult, que llevan inoculando el gusto por el rock extremo en los corazones del mundo desde 1983.

La experiencia es un grado, más si viene refrendado por un gran estado de forma, como han demostrado en un concierto por carreteras secundarias que huelen a neumático quemado y gasolina, impulsado además por la chulería bien entendida de su vocalista, un Ian Astbury en carismática competencia con el guitarrista Billy Duffy.

Cortes como "She sells sanctuary" y especialmente "Fire devil", este ya hacia el final y con el público por fin metido en harina, han puesto muy altas las cotas de empoderamiento roquero.

En las similares coordenadas "hard rock", el escenario 2 ha tomado el testigo con la irrupción de los estadounidenses Mastodon haciendo honor a su nombre, es decir, entrando en Download como un elefante en una cacharrería.

El grupo de Atlanta se ha tomado en serio la misión de presentar su más reciente disco, "Emperor of Sand", publicado en marzo, con un repertorio que se ha recreado por igual en el álbum "Blood mountain" (2006), pero no en "The hunter" (2011), su otra gran obra maestra, de la que solo han tocado "Black tongue".

Mientras unos miles disfrutaban de Mastodon y otros cientos del punk fulgurante de sus paisanos Zeke, muchos miles más eran los que guardaban sitio media hora antes del inicio de System of a Down.

De hecho, a las 23 horas aún entraba al recinto público atraído exclusivamente por la posibilidad de arder con el directo de los SOAD, que no habían vuelto a Madrid desde aquel mítico y casi fatídico Festimad 2005, 12 años en los que tampoco han publicado discos y en los que se disgregaron y volvieron a unir.

Ante esa falta de material nuevo han repasado profusamente durante una hora y 40 minutos sus cinco discos de estudio, especialmente los más exitosos, "Toxicity" (2001), que los dio a conocer en todo el mundo, y "Mezmerize" (2005), lo que siempre es una alegría para los seguidores.

Ya en los segundos previos al concierto se percibían las típicas respiraciones contenidas de las grandes ocasiones y el arranque con la intro "Soldier side" y "Suite-pee" ha abierto de par en par las compuertas de un río de lava presto a discurrir por la médula del personal.

Gozando de un sonido exquisito, casi prodigioso por cuanto era posible distinguir y situar cada voz, cada cuerda, cada golpe de baqueta, Serj Tankian y compañía han hecho las delicias del respetable con la vena teatral de unas composiciones de trasfondo balcánico-punk, a veces salmos balcánicos, a veces súbitas posesiones espirituales recitadas en un inglés endiablado.

"¿Qué pasó, Madrid?", han preguntado en castellano, en un bolo tan fiero como simpático, tan bailongo y dipuesto a la autoparodia que ha cabido una versión de "Let's get physical" como intro de su tema "Psycho".

Ni un segundo de receso se han permitido hasta el tramo final, cuando llega el turno de baladas como "Lost in Hollywood" o "Lonely day" y ni entonces han perdido el gancho con la audiencia, un mar entregado de brazos en alto.

Tras haber ofrecido algo de tralla previa con "Aerials" o "Chop Suey!", es en ese momento cuando sueltan la munición restante: la celebrada "B.Y.O.B.", "Toxicity" o "Sugar", su primer sencillo, para re-matar.

Con ella ha quedado zanjado el grueso del cartel de hoy, que no la música, pues aún estaban previstas las actuaciones de Zebrahead y Bat Sabbath en un festival que mañana, en su última jornada, atronará con Prophets of Rage y NOFX, entre otros.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies