Eduardo Arroyo une imágenes y literatura en "A la pata coja" (PhotoEspaña) - MADRID ACTUAL


Eduardo Arroyo une imágenes y literatura en "A la pata coja" (PhotoEspaña)

Archivado en:
Eduardo Arroyo une imágenes y literatura en "A la pata coja" (PhotoEspaña)
Compartir en whatsapp

Eduardo Arroyo es un apasionado de la fotografía, aunque él "no ha hecho una en su vida", algo que suple coleccionando instantáneas. A partir de mañana, el artista mostrará esa faceta en el Museo Lázaro Galdiano, en el marco de PhotoEsapaña, donde conjugará las imágenes y la literatura en la exposición "A la pata coja".

Eduardo Arroyo une imágenes y literatura en

Eduardo Arroyo es un apasionado de la fotografía, aunque él "no ha hecho una en su vida", algo que suple coleccionando instantáneas. A partir de mañana, el artista mostrará esa faceta en el Museo Lázaro Galdiano, en el marco de PhotoEsapaña, donde conjugará las imágenes y la literatura en la exposición "A la pata coja".

El pintor, escultor, dibujante y grabador (Madrid, 1937) reúne en "A la pata coja. Colección de Eduardo Arroyo" casi cien fotos, una "selección bastante extraña, pero también bastante coherente" de sus adquisiciones con un denominador común: los variopintos protagonistas no tienen los dos pies en el suelo.

"Yo francamente estoy contento porque creo que esto de 'a la pata coja' es una cosa rara", ha bromeado Arroyo en la presentación de esta muestra organizada por el Lázaro Galdiano y PhotoEspaña, en el año en el que este festival celebra sus dos décadas de existencia.

La colección, que Arroyo ha ido adquiriendo en mercadillos junto a su colaboradora habitual Fabienne Di Rocco, reúne imágenes de fotógrafos anónimos, y otras de célebres profesionales detrás de la cámara, como Ramón Masts, Cano, Gyenes o los hermanos Mayo.

También se mueven entre lo conocido y lo desconocido los propios protagonistas de las imágenes. En una de ellas, por ejemplo, Lena, hermana del boxeador King Lewinsky -la literatura sobre este deporte es otra de las pasiones de Arroyo-, susurra al oído de su hermano en un rincón del ring mientras él apoya el pie en un taburete.

En otra fotografía, el actor gigante Jack Earle se retrata en Londres apoyando uno de sus pies en un coche, y Gorka Postigo, por su parte, capta al tenista David Ferrer desafiando a la gravedad.

"Creo que las fotografías son magníficas, francamente. Y lo digo porque no las he hecho yo", se ha reído de nuevo el madrileño, que ha revelado que "eso de los selfies" no va con él y ha apelado a los visitantes a que vean "A la pata coja "como "un todo literario donde hay sorpresas continúas".

Arroyo apunta que "cada pieza es una novela, un pequeño relato. Se podría escribir sobre cada una de las fotos, sobre todo las que son anónimas", imágenes misteriosas y "extraviadas" que "hablan de dramas porque han sido abandonadas" hasta que él las rescató.

"Esto es literatura en realidad", ha sentenciado el pintor y escritor, matizando que este compendio de instantes congelados ha sido posible gracias al "aporte de mucha gente" y al "diálogo continuo" con su colaboradora.

Di Rocco ha definido la exposición como el "juego a la pata coja", y ha apuntado que no hay carteles explicativos sobre las fotografías para que el visitante pueda tener una "mirada libre" acerca de qué le transmiten las instantáneas de la colección.

La Fábrica ha editado un catálogo con un texto de Di Rocco, "A un centímetro del suelo", que incluye las fotografías que se exhibirán en la exposición del Museo Lázaro Galdiano, donde esta tarde, a las 19:00 horas, Arroyo mantendrá un encuentro con el público previo a la inauguración y "revelará el misterio" de cada imagen.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies