Rithy Panh:"La violencia es como un agujero negro, inexplicable y fascinante" - MADRID ACTUAL


Rithy Panh:"La violencia es como un agujero negro, inexplicable y fascinante"

Archivado en:
Rithy Panh:"La violencia es como un agujero negro, inexplicable y fascinante"
Compartir en whatsapp

Comprender la naturaleza del mal y la responsabilidad colectiva que implica ha sido uno de los grandes propósitos de la filmografía de Rithy Panh, según ha explicado el cineasta camboyano, superviviente de los jemeres rojos y autor de títulos como "La imagen perdida" (2013), nominada a un Óscar.

Rithy Panh:

Comprender la naturaleza del mal y la responsabilidad colectiva que implica ha sido uno de los grandes propósitos de la filmografía de Rithy Panh, según ha explicado el cineasta camboyano, superviviente de los jemeres rojos y autor de títulos como "La imagen perdida" (2013), nominada a un Óscar.

Como víctima y superviviente del régimen de Pol Pot (1975-1979), que dejó un reguero de dos millones de muertos, Panh vio morir de hambre a toda su familia con solo 13 años. La XIV edición del festival internacional de cine documental DocumentaMadrid le dedica estos días una retrospectiva.

"La violencia, los crímenes de masas, son como un agujero negro, fascinantes e inexplicables", ha señalado Panh en una entrevista con Efe en la que también ha reflexionado sobre cómo todos los totalitarismos, desde Pol Pot al Estado Islámico, tratan de controlar la imagen.

 

PREGUNTA.- Su cine es un ejercicio de memoria personal e histórica y a la vez un exorcismo de la tragedia que vivió. ¿Cómo descubrió que quería dedicarse a ello?

RESPUESTA.- Yo no estaba destinado a hacer cine. En mi familia ni siquiera se consideraba un oficio. Todo fue a causa del genocidio. Para mí era muy difícil encontrar palabras para expresar lo vivido, pero quería comprender y hacer comprender la naturaleza de esos crímenes y la responsabilidad colectiva al respecto. Hice pintura, música y trabajé con madera; el cine llegó por casualidad, un profesor me entregó una cámara para un ejercicio.

 

P.- A diferencia de su vecino Vietnam, no se han hecho demasiadas películas que traten la historia reciente de Camboya, ¿a qué cree que se debe?

R.- Por el mismo motivo por el que no hay películas sobre el periodo de Franco en España y los muertos siguen sin nombre en fosas comunes. Es un ejercicio difícil, pero humanamente necesario. No se trata de torturarse o crear fracturas en la sociedad. El trabajo de memoria es necesario, porque permite a las familias de las víctimas hacer el duelo. No puede negarse lo que pasó.

 

P.- Tampoco Hollywood ha tratado mucho el tema, salvo el caso reciente de Angelina Jolie con "Primero mataron a mi padre: una hija de Camboya recuerda", que usted ha producido.

R.- El 80 % de las películas americanas sobre Vietnam, salvo excepciones como Coppola o Kubrick, son de exaltación patriótica o sobre el heroísmo de los soldados. No han hecho películas de Camboya, pero tampoco hay muchas sobre Indochina o sobre la Guerra de Argelia.

 

P.- En los últimos años ha habido una revolución narrativa y creativa en el documental a la que usted ha contribuido: en "La imagen perdida" utilizaba muñecos de arcilla y en "El exilio" combinaba ficción y fantasía con imágenes de archivo. ¿Cómo descubre la forma adecuada para cada película?

R.- Cada vez me cuesta más hacer películas, porque encontrar la forma adecuada requiere tiempo, investigación y cada vez tenemos menos tiempo y medios para hacer nuestro trabajo. La televisión pública debería ser el espacio del documental. Un país sin una televisión pública que cuide su historia y su memoria no es una democracia.

 

P.- ¿Es un problema de difusión más que de producción?

R.- Nos han contado que con la revolución tecnológica todo sería más fácil, y es cierto porque ahora cualquiera puede rodar con un móvil, pero también es falso, porque todo va tan rápido que se borra la memoria y entra en juego la manipulación, la mentira o la posverdad. Al poder siempre le interesa controlar la imagen y en especial a los totalitarismos, desde el Estado Islámico a Pol Pot.

 

P.- ¿En su opinión, qué ha propiciado la victoria de Trump en Estados Unidos y el auge de Le Pen en Francia?

R.- Es Internet, Twitter, Facebook, la complacencia, el querer ir más rápido que el vecino en lugar de aspirar a comprender, verificar. Se fabrican noticias falsas y no pasa nada. Lo importante es la reacción. La democracia está tocada.

 

P.- ¿En qué está trabajando ahora mismo?

R.- Tengo un proyecto sobre las tumbas anónimas, aunque aún no sé muy bien cómo voy a hacerlo.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies