Carmena conoce y busca soluciones a los problemas de los vecinos distrito a distrito - MADRID ACTUAL


Carmena conoce y busca soluciones a los problemas de los vecinos distrito a distrito

linea300
Carmena conoce y busca soluciones a los problemas de los vecinos distrito a distrito
Compartir en whatsapp

Más de 3.000 personas han participado en lo que va de legislatura a los encuentros en los distritos con la alcaldesa, Manuela Carmena, quien gracias a este contacto directo con los vecinos conoce de primera mano sus dificultades.

En un centenar de casos, el Ayuntamiento ha logrado darles una solución.

El programa "Un mes, un distrito" de la alcaldesa, Manuela Carmena, la llevará este miércoles a Ciudad Lineal, en la primera iniciativa de estas características puesta en marcha en la capital española por un dirigente político, inspirada en los encuentros con vecinos con que se lanzó a la campaña electoral.

"La alcaldesa siempre empieza dando la palabra a los asistentes. Los representantes de asociaciones y también individuos plantean problemas, sus quejas. En ocasiones están muy enfadados porque necesitan soluciones y previamente no han sido escuchados, a veces por dejadez pero también porque no han llamado a la puerta correcta", explica a una de las asesoras de Carmena encargada de acompañarla en sus visitas a los distritos, que suelen durar más de dos horas, "hasta que se acaban las preguntas".

Desde septiembre de 2015, Manuela Carmena ha visitado 15 distritos: San Blas, Puente de Vallecas, Vicálvaro, Latina, Centro, Moratalaz, Hortaleza, Usera, Tetuán, Fuencarral-El Pardo, Chamartín, Retiro, Barajas, Villa de Vallecas y Carabanchel.

En todos ellos, antes de sentarse en el auditorio, la alcaldesa visita bibliotecas, centros culturales, residencias de tercera edad o cualquier otro punto de interés del distrito.

"Manuela Carmena quiere que cale la idea de que hay que gobernar escuchando. Pretende que toda la estructura del Ayuntamiento se impregne de esa apertura y esa vocación de servicio. Estos encuentros son un ejemplo más", resume otro de sus asesores.

La alcaldesa se ocupa de que las peticiones que hacen los vecinos en estos encuentros no caigan en saco roto, y más de un centenar de peticiones formuladas a la alcaldesa han sido ya resueltas, aunque sus asesores precisan que se habrían solucionado de igual modo si se hubiesen demandado por los canales habituales.

En febrero, el Ayuntamiento anunció que un autobús de la EMT conectaría San Blas-Canillejas y Barajas con el Hospital Ramón y Cajal. Dos meses antes, la alcaldesa se había topado en el encuentro de Barajas con un grupo de ciudadanos que se quejaban del peregrinaje por el transporte público que vivían cada vez que tenían que visitar a un familiar o acudir a hacerse una prueba médica.

Una queja de una chica joven en el encuentro de Chamartín sirvió para que el equipo de Gobierno cayese en la cuenta de que había que cambiar una de las cláusulas del servicio de recogida de residuos: ella había llamado varias veces para que retirasen de su calle unos gatos que habían aparecido muertos, pero los operarios no acudían.

Tras estudiar la queja en la dirección general de Limpieza, se dieron cuenta de que el contrato incluía la retirada de animales muertos de lunes a viernes y no los fines de semana, un asunto que se modificó en el nuevo contrato de noviembre.

También el Ayuntamiento de Madrid decidió cambiar el formato de las bolsas de recogida de excrementos de perro cuando, tras escuchar una queja de una vecina en Usera, descubrió que había personas que las cogían para congelar comida.

En ocasiones, las dificultades que exponen los vecinos demuestran hasta qué punto la burocracia municipal es engorrosa: el centro de mayores de Fuencarral estuvo meses sin televisión porque la dirección no la reponía la que se había estropeado e impedía a los usuarios llevarse una nueva.

"La queja no se había tramitado de forma correcta y hasta que no se lo dijo un vecino a la alcaldesa no nos pudimos poner manos a la obra con Equidad para resolverlo", comenta la asesora de Carmena.

No obstante, esta asesora recuerda que la alcaldesa siempre pide a los vecinos que utilicen los "canales directos" de comunicación con el Ayuntamiento para dar salida de ese modo a sus problemas.

También hay vecinos como Fernando González, de una mancomunidad de propietarios cercana al parque de Eugenia de Montijo, en Carabanchel, que lleva años luchando por que el Ayuntamiento atienda sus demandas por la degradación de la zona: que limpie un descampado donde hay suciedad y ratas, que pode los árboles y que vigile una zona que a su juicio es como una ciudad sin ley.

"Llevamos años reclamando, hemos puesto quejas y escrito cartas y por fin parece que ahora se están interesando. Estos encuentros con la alcaldesa están muy bien y es verdad que sirven para algo. Pero también digo una cosa: si los políticos y los funcionarios hicieran bien su trabajo no serían necesarios los encuentros", denuncia este vecino.

También hay ocasiones en que las quejas que se le plantean a la alcaldesa son inciertas o desproporcionadas, como la que formuló una persona con discapacidad porque no podía subir a los autobuses con rampa.

"Comprobamos los autobuses de la línea y nos dimos cuenta de que no era real", explica una asesora de Carmena, que pone más ejemplos: este tipo de situaciones se ha repetido en varias ocasiones con quejas por suciedad.

La alcaldesa, según explican desde su equipo de comunicación, disfruta de este contacto con la gente y en más de una ocasión ha llamado personalmente por teléfono a los vecinos para darles una respuesta a lo que le han planteado. "Se quedan flipando", dicen los asesores.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies