Las joyas arquitectónicas de Madrid se abren a la luz y a los ciudadanos - MADRID ACTUAL

MADRID ACTUAL TE SUGIERE...

Las joyas arquitectónicas de Madrid se abren a la luz y a los ciudadanos

 
Compartir en whatsapp

La luz es la musa de los arquitectos de la sede del Instituto del Patrimonio Cultural de España, culminada con una corona de espinas que rodea el lucernario principal, y es la que descubre el secreto que esconde la vivienda de Fernando Higueras bajo su jardín y atraviesa La Vela en la ciudad tecnológica BBVA.

Esas tres se incluyen en las 130 edificaciones que abrirán sus puertas al público en la XIII Semana de la Arquitectura, organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) junto a Open House Madrid y el Ayuntamiento de la ciudad, y en la que esta edición se espera superar los 25.000 visitantes del año pasado.

En la Ciudad Universitaria, los olivos dejan paso a las imponentes escaleras que llevan al vestíbulo de la que se conoce como "corona de espinas", que, entre hormigón y suelos de corcho, disfruta de una cristalera circular que otorga iluminación natural a este espacio repleto de talleres y laboratorios de restauración.

Este fue el primer edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) mientras su arquitecto aún vivía, un hecho que obedece, según explica a Efe Alfonso Muñoz, director del Instituto, a su combinación de hormigón y cristal, la "corona de espinas" que lo remata y una disposición en la que domina la luz natural, fundamental para los espacios verdes del interior.

Desde la construcción, de Fernando Higueras, Antonio Miró y César Manrique, se vislumbra la Casa del Campo y, en medio, tiene una cristalera por la que la luz atraviesa desde el cielo hasta el sótano, ocupado por los tres niveles circulares de la biblioteca, donde Antonio Banderas y Pedro Almodóvar rodaron, entre sus 50.000 libros, "La piel que habito".

En la calle Maestro Lassalle, en el barrio de Chamartín, una de las viviendas esconde "un secreto" protegido por una red de bambú y enredaderas.

En el jardín interior, el suelo se abre en una claraboya por la que los rayos del sol llegan hasta las entrañas de la tierra.

Es el "rascainfiernos", la vivienda-estudio de dos alturas que se construyó Fernando Higueras (1930-2008) -coautor de "la corona de espinas"- en los años 70, y que es hoy sede de su Fundación.

Sin ventanas ni tabiques, este espacio está habitado por multitud de imágenes de los diseños y maquetas del arquitecto madrileño, algunas ya decoloradas por un paradójico exceso de luminosidad.

Como detalla en declaraciones a EFE Lola Botía, viuda del arquitecto madrileño, cada año cientos de estudiantes de arquitectura, diseño e interiorismo visitan este lugar, ubicado bajo su vivienda.

La tecnología es la protagonista en la Ciudad BBVA, en el barrio de Las Tablas, donde el teléfono móvil sirve para acceder al recinto en el que 6.000 empleados de la empresa se mueven cada día por los edificios que rodean La Vela, icono firmado por el estudio de arquitectura Herzog desde el que se contemplan los rascacielos del norte madrileño.

Con la misma altura que la estatua de la Libertad neoyorquina, esta construcción de acero, hormigón y cristal en la que predomina la sencillez, está estructurado para ser sostenible y eficiente, como explica a Efe Susana López, directora del Proyecto Arte de diseño de las sedes de la entidad.

Rodeado por una plaza arbolada y zonas comunes para los empleados, en esta ciudad adoquinada de 250.000 metros cuadrados la transparencia y la fluidez son los conceptos clave.

Sin despachos, cada edificio tiene nombre de un continente y depende de la energía renovable desde su apertura en 2013.

"Está adaptado a una nueva forma de trabajar", detalla Gloria Lamas, directora del complejo, que espera la visita de aproximadamente 200 personas en esta semana para realizar un recorrido de una hora de duración.

Como todo el trabajo está digitalizado, el wifi llega a cada esquina del recinto, en el que la vegetación está tan presente como la tecnología: las cubiertas de los edificios están ajardinadas y hay 500 árboles en el lugar para una mejor climatización.

Además, en la Semana de la Arquitectura, en la que Nueva York es ciudad invitada, se podrán visitar edificios como la Fundación Giner de los Ríos, uno de los mejores ejemplos de arquitectura contemporánea; la sede de la Gran Logia de España y la Casa-Palacio Duque de Alba, convertida en un innovador centro educativo.

 

Anuncios Google