La Biblioteca Nacional permite al público fotografiar los ejemplares no digitalizados - MADRID ACTUAL

La Biblioteca Nacional permite al público fotografiar los ejemplares no digitalizados

Archivado en:
La Biblioteca Nacional permite al público fotografiar los ejemplares no digitalizados
Compartir en whatsapp

Con el deseo "de facilitar el acceso a los ejemplares que no están digitalizados", la Biblioteca Nacional ofrece la posibilidad a partir de este mes de obtener reproducciones de documentos a través del servicio de auto-copia, por el que se podrán fotografiar fondos con teléfonos móviles o tabletas.

"Consideramos que debemos tomar medidas que apoyen la investigación y la generación de conocimiento de nuestra cultura, además de que la Biblioteca Nacional de España debe adaptarse al entorno en cada momento", según la directora de la BNE Ana Santos Aramburo.

El uso de las colecciones digitalizadas se incrementa de manera continua como lo demuestra el hecho de que en lo que va de año el número de accesos supera el millón, "mientras que la consulta presencial a las colecciones y la obtención de reproducciones bajo solicitud va disminuyendo".

La directora ha recordado que hay millones de ejemplares pendientes de digitalizar, "muchos de ellos únicos, y la única forma de consultarlos es venir a las salas".

La obtención de copias a través del servicio de reprografía exige una serie de trámites que lo ralentizan y por ello "al igual que otras grandes bibliotecas, la BNE debía dar este paso".

Durante unos meses se hizo una prueba piloto "y el éxito fue total. La toma de decisión estuvo también condicionada por la preservación de los ejemplares, que sufren menos que si se fotocopian y además todo el proceso de reproducción está supervisado por bibliotecarios. Estamos muy satisfechos por la buena acogida".

Las fotografías con móviles y tabletas deben realizarse en las mesas acondicionadas para ello, ubicadas en el Salón General, la Sala de Prensa y Revistas, la Sala Cervantes, la Sala Goya y la Sala Barbieri.

El usuario deberá marcar las páginas que desea fotografiar con los marcadores que se encuentran en las mesas y entregar la obra al personal de sala, quien decidirá sobre si es apta para fotografiar o no.

Los fondos bibliográficos y documentales permitidos son los anteriores a 1880, libres de derechos y que estén en buen estado de conservación.

Quedan excluidos de este servicio manuscritos, hojas sueltas que estén sin encuadernar, materiales con partes desplegables o de manipulación compleja, ejemplares únicos que estén retirados de la consulta al público y obras cuyas circunstancias desaconsejen su reproducción.

Una vez que el responsable de sala haya dado permiso para realizar las fotografías, el usuario se acercará hasta la mesa acondicionada y colocará la obra sobre un cojín, sujetando las páginas con unos pesos.

Allí podrá realizar la fotografía con el dispositivo móvil con el flash y el sonido apagados. En cualquier caso, el uso de las imágenes tomadas deberá respetar la legislación vigente en materia de derechos de autor y propiedad intelectual.

 

Anuncios Google