Five Guys aterriza en España con un nuevo tipo de hamburgueserías - MADRID ACTUAL

Five Guys aterriza en España con un nuevo tipo de hamburgueserías

Archivado en:
Five Guys aterriza en España con un nuevo tipo de hamburgueserías
Compartir en whatsapp

La enseña estadounidense Five Guys inaugurará su primer local en España antes de Navidades bajo la premisa de abrir mercado a un nuevo tipo de hamburguesería, a medio camino entre las cadenas de comida rápida y las más "gourmet" y con novedosas características como la cocina a la vista del cliente.

Así lo explica su responsable en la Península Ibérica, Daniel Agromayor, quien recuerda que a este nicho de mercado se le llama en Estados Unidos "better burger" ("una hamburguesa mejor").

Establecimientos sin congeladores, temporizadores ni microondas, pero con música rock a todo volumen. Carne 100 % de vacuno, vegetales frescos y patatas cortadas a mano cada mañana fritas en aceite de cacahuete. Ausencia de descuentos y menús, pero hasta quince ingredientes ("toppings") gratis por hamburguesa.

Éstas son algunas de las señas de identidad de Five Guys, una cadena que cumple ahora 30 años de vida, que ya cuenta con más de un millar de restaurantes entre Estados Unidos y Reino Unido y que este año llega por primera vez a Francia y España.

En 2017 será el turno de Portugal, siguiendo un proceso de expansión por Europa en régimen de propiedad y no con franquicias gracias a la alianza entre la familia Murrell -creadora de la enseña- y el empresario que está detrás de The Phone House, el británico Charles Dunstone.

"En España hay un gran auge de las hamburguesas y hay tendencias de consumo importantes, como que les gusta la comida más fresca y no procesada (...) Por eso pensamos que es el momento de que llegue Five Guys", detalla Agromayor, quien destaca el éxito de la primera tienda abierta en Francia, con esperas de hasta dos horas en la fila para entrar.

El precio por hamburguesa estará entre los 5,50 y los 9,50 euros, dependiendo de si lleva uno o dos "filetes" -con más de 100 gramos de peso cada uno-, a lo que se suma el coste del refresco o los batidos de frutas.

El precio le sitúa en un punto intermedio entre las grandes cadenas y las hamburgueserías "gourmet" que han ido surgiendo en los últimos años.

Con un estilo que recuerda mucho al del típico "burguer" estadounidense, Five Guys huye de finuras con el propósito de resaltar su "autenticidad": sus hamburguesas tienen un aspecto incluso basto, son envueltas en papel de aluminio y se entregan en una bolsa de papel marrón.

"Nosotros hacemos las hamburguesas como tú la cocinarías para tu madre. Cogemos la carne (picada), hacemos la bola, la aplastamos, la hacemos en la plancha, la colocamos en el pan y le ponemos los ingredientes que tú quieres. Igual no es la más bonita del mundo, pero es auténtica", defiende Agromayor.

Otra peculiaridad pasa por la cocina, que es abierta, por lo que el cliente elige, paga y observa en directo cómo es elaborado el producto. Para "amenizar" la espera -entre 5 y 7 minutos-, ofrecen cacahuetes gratis a todo el que pase por la puerta.

A las peculiaridades de la cadena se suma su decisión de no invertir "ni un euro" en publicidad, una estrategia defendida por su fundador, Jerry Murrell, quien puso la primera piedra de la empresa en 1986 tras plantear a sus cuatro hijos que debían elegir entre estudiar o montar un negocio.

"La compañía sigue siendo familiar, por eso no tenemos planes de expansión faraónicos. Vamos a ir paso a paso, abriremos en Gran Vía y si va bien creceremos en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Bilbao... La idea es crecer, pero somos humildes", destaca Agromayor, quien hasta hace sólo unos meses era directivo de uno de los "gigantes" del sector: McDonald's.

El dinero que no gastan en publicidad es "invertido en productos de calidad y mejorar las condiciones a los empleados", según su responsable en la Península Ibérica, que apunta a que serán contratadas entre 70 y 80 personas para el primer local en Madrid, ubicado en la Gran Vía, de tres pisos y con cerca de 800 metros cuadrados.

Más de una veintena de esos empleados serán españoles expatriados en el Reino Unido que ya trabajaban para Five Guys, y que ahora regresarán a su país para aplicar su experiencia.

Hasta la apertura falta todavía encontrar a algunos proveedores, un trabajo arduo según Agromayor debido a las exigencias de la compañía y el -de momento- reducido volumen de compras, lo que les llevará en primera instancia a contar con empresas extranjeras para abastecerse de carne y patatas.

 

Anuncios Google