La comida "de madre" triunfa en la oficina - MADRID ACTUAL

La comida "de madre" triunfa en la oficina

Archivado en:
La comida "de madre" triunfa en la oficina
Compartir en whatsapp

Una empresa que lleva a la oficina comida de "madre", sin conservantes y elaborada a diario, ha conquistado a un comensal con poco tiempo para comer, ávido de platos sanos y cansado de los menús del día homogéneos y cargados de calorías de muchos restaurantes.

Se trata de Comenssana, la primera empresa que ha alcanzado el éxito tras recibir el apoyo de la incubadora de proyectos gastronómicos EaTable AdVentures, que nació hace un año y que ha abierto la segunda convocatoria para presentar iniciativas de negocios relacionados con la comida o la bebida.

En la primera recibieron 50 proyectos de distintas ciudades españolas y de países como Argentina, Estados Unidos y Francia, de los que seleccionaron cinco, entre los que se encontraba el de un joven de 26 años, Guillermo Madrid, que se había empeñado mental y económicamente en sacar adelante Comenssana.

"Vi que había un vacío en el mercado, atestado de producto industrial, con las pocas tiendas de comida casera que existen ancladas en los noventa y una oferta muy plana, basada en ensaladas aburridas, para la oficina", explica a Efe este emprendedor.

Convenció rápidamente a los responsables de EaTable AdVentures. "Comprobamos que era un proyecto con mucho sentido en su planteamiento y que iba dirigido a un mercado desatendido. Básicamente lo que planteaba era dar la oportunidad de comer rápido y sano en la oficina, con platos buenos y que apetezcan a diario", apunta a Efe José Luis Cabañero, fundador de la incubadora junto con José de Isasa y Mila Valcarcel.

Así que, siguiendo la política de EaTable, "hacer trajes a medida para cada iniciativa", sus expertos en gastronomía, finanzas, mercadotecnia y comunicación se pusieron manos a la obra para impulsar Comenssana.

Comenzaron en un pequeño obrador él y su madre, Marichu Pérez, y hoy tienen ocho empleados, un local en Madrid en el que al mediodía dan "tres turnos por mesa", el servicio de entrega en puestos de trabajo y la idea de expandirse, no sólo en la capital, sino en otras ciudades e incluso en el extranjero.

El secreto de su éxito: comida casera elaborada a diario que cambia en función de la temporada, variada para que "el cliente pueda repetir sin cansarse", que "garantiza una alimentación equilibrada y con un precio medio de 9 euros. El pedido se hace por Internet y "en 30 minutos está en la oficina, en bicicleta".

"La gente está descuidando su alimentación cuando trabaja. Nosotros queremos evitarlo", dice Guillermo Madrid, que propone en Comenssana un menú ligero, otro del día y platos combinados.

Este joven emprendedor reconoce el apoyo decisivo de EaTable, especialmente en el diseño profesional del proyecto, en el plan financiero, el posicionamiento estratégico y la puesta en contacto con inversores.

"Hay proyectos que necesitan definir bien el modelo, otros a los que le falta inversión, otros que requieren un buen análisis financiero... Eso lo ponemos nosotros. Ellos tienen que tener claro su producto y ganas de cambiar el mercado", apunta Cabañero.

EaTable busca también crear una comunidad de inversores en el sector gastronómico, porque "hay mucha gente interesada en invertir en tecnología, pero la alimentación es la primera industria del país y la proyección mundial de la gastronomía es brutal".

Para ello organizan encuentros como Gastroemprendedores, en el que presentan ante un público potencialmente interesado en invertir en "emprendedores embarcados en un proyecto atrayente", gracias a lo que han conseguido los fondos necesarios para sacarlos adelante.

Será el próximo paso para Guillermo Madrid, que busca una inversión de 250.000 euros para abrir ocho nuevas tiendas y una línea de "córner" en empresas, donde los trabajadores puedan "coger los platos directamente de la nevera".

Mientras tanto, se siente "genial". "Emprendí por vocación, nací sabiendo que algún día tendría un negocio, y ahora estoy en mi sitio y me siento libre. Nos vamos a comer el mundo. Todo aquel que tenga vocación, que no necesidad, de emprender, que abra su propio negocio", anima.

 

Anuncios Google