Una exposición reivindica a Martínmorales, humorista clave de la Transición - MADRID ACTUAL

MADRID ACTUAL TE SUGIERE...

Una exposición reivindica a Martínmorales, humorista clave de la Transición

Una exposición reivindica a Martínmorales, humorista clave de la Transición
Compartir en whatsapp
 

"El dibujo inagotable. Cincuenta años de contribución al humor gráfico español" / Más información


 

Una exposición antológica, que se inaugurará el 4 de octubre en Granada y posteriormente viajará a Madrid, reivindica la obra de Francisco Martín Morales (Almería, 1946), uno de los humoristas gráficos clave de la Transición.

Autor de miles de viñetas durante medio siglo de carrera profesional, publicó con la firma Martínmorales en revistas como La Codorniz, Interviú, Por Favor o El Jueves, y en los diarios Ideal de Granada, Diario de Granada, Granada 2000, El Periódico y ABC, hasta el final abrupto de su carrera tras un accidente que sufrió en agosto de 2010, cuando la caída de la rama de un árbol le dejó incapacitado.

"El dibujo inagotable. Cincuenta años de contribución al humor gráfico español" selecciona doscientos de los varios miles de dibujos y pinturas firmados por Martínmorales, así como objetos personales y cuadernos y libretas de trabajo.

Esta antológica, promovida por la Fundación CajaGranada, se completa con la edición de un catálogo general de la obra de este humorista gráfico y la proyección de un audiovisual.

Para este catálogo, guía de la exposición y principal referencia bibliográfica sobre Martínmorales, han comprometido textos escritores como Antonio Muñoz Molina, Nativel Preciado, Felipe Hernández, y periodistas como Antonio Ramos Espejo, Fermín Vílchez, Juan de Loxa, Juan Vida y Alejandro Victor García, comisario de este libro y de la exposición antológica.

El catálogo también incluye textos de Martínmorales, como el de su ingreso en la Academia de Bellas Artes de Granada, en 2006, así como autocaricaturas.

Durante los tres meses que permanecerá abierta esta muestra se celebrarán conferencias a cargo de destacados humoristas gráficos como Antonio Fraguas, Forges; Andrés Rábago, El Roto, o José María Pérez, Peridis.

Un apartado especial de la exposición recoge los numerosos dibujos censurados a Martínmorales, quien llegó a sufrir varios juicios y hasta un consejo de guerra, entre ellos, el original que fue vetado por la Unesco en una exposición de París, que muestra a García Lorca devolviéndole al general Franco la balas con las que fue asesinado.

El comisario de esta muestra, el escritor y periodista granadino Alejandro V. García, ha destacado a Efe que Martínmorales "pertenece a una generación que convirtió el humor gráfico en un compromiso personal y político con su tiempo".

"La evolución de sus dibujos, desde los personajes con chistera y ojos de besugo de los primeros tiempos a las caricaturas modélicas y estilizadas del final, se desarrolla pareja a la evolución de la historia de España de los últimos cincuenta años; cada logro técnico es un avance hacia la eficacia de sus chistes", ha añadido.

En su opinión, Martínmorales "no concebía el dibujo sin intención ni la viñeta intemporal" porque todos sus chistes, de los que llegó a dibujar hasta cuatro o cinco al día, "son una especie de nota crítica a la historia diaria de nuestro país".

"Si Mingote, su maestro, era pintor y luego humorista gráfico, Martínmorales es el mejor dibujante de una generación llena de humoristas agudos e irrepetibles, de Perich a Forges, pasando por Peridis, Máximo, El Roto o Julio Cebrián, que también estarán presentes en la exposición con cuadros o dibujo", ha añadido Alejandro V. García.

Según el comisario de esta exposición, Martínmorales "consideraba que la crítica tiene que ser siempre destructiva" y por ello "sufrió la censura "desde los comienzos de sus trabajos, en el tardofranquismo, hasta el final de su carrera".

"En su archivo hemos encontrado más de cincuenta citaciones judiciales, sólo entre 1976 y 1978, algunas de ellas sin abrir", ha revelado.

Para Alejandro V. García, "más allá de sus convicciones ideológicas, que fueron evolucionando a lo largo de su carrera, el fundamento de los chistes de Martínmorales fue la libertad de crítica absoluta contra un poder que supera los esquemas partidarios".

Pero la selección de los dibujos que se exhiben en esta muestra "descubre a un dibujante excelente que dominaba el gouache o la acuarela y gustaba de los grandes formatos".

"El absurdo accidente por la caída de un árbol que sufrió en agosto de 2010, hace ahora seis años, interrumpió abruptamente su carrera pero no afectó a la vigencia de su causticidad, sobre todo ahora, en que la frivolidad o la complacencia han ganado terreno a la contumacia crítica", concluye Alejandro V. García.

Alfredo Martínez.

 

Anuncios Google