Reabre a las visitas en Alcalá de Henares el hospital más antiguo de Europa - MADRID ACTUAL

Reabre a las visitas en Alcalá de Henares el hospital más antiguo de Europa

Reabre a las visitas en Alcalá de Henares el hospital más antiguo de Europa
Compartir en whatsapp

Hospital de Antezana (Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia) / Calle Mayor, 46. Alcalá de Henares (Madrid) / Sábados de 11 a 14 horas y de 17 a 20:30.


 

El hospital más antiguo de Europa, en Alcalá de Henares, en el que trabajó como cocinero San Ignacio de Loyola y donde probablemente ejerció de enfermero el padre de Miguel de Cervantes, ha reabierto sus puertas al público este mes tras someterse a una ambiciosa restauración.

Tras dos años de obras, el hospital de Antezana u hospital de Nuestra Señora de la Misericordia de Alcalá de Henares, conocido popularmente como el 'hospitalillo', ha vuelto a organizar este mes visitas guiadas.

La institución sanitaria que lleva más años funcionando de forma ininterrumpida en Europa (desde 1483) fue fundada por Luis de Antezana, regidor de la Villa de Guadalajara, y su esposa Isabel de Guzmán, con el objetivo de atender gratuitamente a viajeros, pobres y enfermos.

En pleno casco histórico de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, la finca situada junto al Museo Casa Natal Miguel de Cervantes prosigue hoy su labor asistencial a las personas mayores en forma de moderno geriátrico gestionado por la Fundación Antezana.

El proyecto, símbolo de la "caridad medieval" -como otras empresas impulsadas en la época por familias con recursos económicos suficientes como para buscar su salvación eterna de esta manera-, fue inaugurado con una capacidad de doce camas, en honor a los doce apóstoles.

Entre los huéspedes famosos del número 46 de la calle Mayor figuran San Ignacio de Loyola, que sirvió durante su juventud en el hospital como cocinero debido a su simpatía con el proyecto.

Se dice también que entre las paredes del hospital ejerció como "cirujano sangrador", una especie de enfermero de la época, el padre del alcalaíno más famoso: Miguel de Cervantes, según recoge el folleto promocional editado por la Concejalía de Turismo.

Tras la bella fachada de aire neoclásico de la construcción, el viejo 'hospitalillo' promete ahora a los visitantes más tesoros que nunca tras algunas de las sorpresas que han deparado las obras de rehabilitación, como el hallazgo de diversos escudos de los fundadores o inscripciones castellanas del siglo XV, ocultas hasta entonces por falsos techos.

En la finca pueden contemplarse también elementos conservados de su primera edificación, como un bello artesonado mudéjar del siglo XV que fue cubierto en el siglo XIX por una bóveda de yeso.

Su interior está estructurado en torno a un patio cuadrado con una galería abierta con columnas de madera en la planta baja y un corredor con barandilla en la parte superior.

Entre otras, son visitables las estancias que ocupó el fundador de la orden de los jesuitas y la antigua cocina, humilde y pobre, dejada casi tal cual la usó el santo.

El edificio alberga además una iglesia con una capilla dedicada a San Ignacio y presidida por un cuadro en el que se le representa en el centro y a su alrededor, a modo de viñetas, escenas de sus milagros durante su estancia en el hospital.

Aunque la joya del templo es, sin duda, la bella imagen en madera policromada de la patrona del hospital: Nuestra Señora de la Misericordia, una talla de 1609 y atribuida al maestro sevillano Pedro Martínez Montañés

La iglesia, a la que puede accederse directamente desde la calle, fue el oratorio privado de la familia Antezana y es allí donde reposan los restos del matrimonio bajo una lápida sencilla.

Las visitas para recorrer la edificación, organizadas por la empresa Alcalá turismo y más, cuestan un euro y pueden realizarse de martes a domingo, en horario de mañana y de tarde.

 

Anuncios Google