Diez consejos para no ser víctima de un secuestro virtual - MADRID ACTUAL

Diez consejos para no ser víctima de un secuestro virtual

Diez consejos para no ser víctima de un secuestro virtual
Compartir en whatsapp
 

La Guardia Civil ha dado un decálogo de consejos sobre cómo actuar para evitar ser víctimas de llamadas telefónicas extorsivas con la amenaza de tener retenido a un familiar, los llamados secuestros virtuales, que en los últimas dos semanas han aumentado sobre todo en Madrid y Valencia.

Ante el incremento de estas llamadas, generalmente desde Chile, y con las vacaciones estivales en las que es bastante frecuente que una persona pueda no responder a su teléfono o no estar localizado durante algún tiempo, el capitán de la Guardia Civil Álvaro Montero, del Equipo de Secuestros y Extorsiones, deja claro que es importante que la víctima de este engaño sepa cómo actuar.

"Mantener la serenidad es fundamental", dice Montero, que pide a cualquier que reciba una llamada de un número oculto o extraño que encienda sus alertas de que pueden intentar engañarle porque, en realidad, ser víctima de un secuestro real en España es "muy improbable".

Una vez atendida la llamada, la Guardia Civil aconseja dejar hablar al interlocutor, grabar si es posible esa conversación y no facilitar nunca ningún dato del familiar supuestamente retenido, sino todo lo contrario, preguntar al que intenta extorsionarte que sea él el que te diga alguna característica del "secuestrado".

En paralelo, resume Montero, "lo ideal" es intentar localizar a nuestro familiar y nunca pagar el rescate solicitado ni por transferencia bancaria, ni a través de empresas de envío de dinero, y no dudar en cortar la comunicación si lo deseamos.

Si mantenemos hasta el final la conversación, escribir inmediatamente todo lo que recuerde el afectado y denunciar los hechos.

Los diez consejos, que se podrán leer en todos los cuarteles de la Guardia Civil, y en sus cuentas de Twitter y Facebook, han sido elaborados por la sección de secuestros y extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO), especialista en resolver casos de este tipo tanto en España como fuera.

De hecho, el capitán Montero ha recordado que en octubre del año pasado los investigadores llegaron hasta dos cárceles chilenas, el origen de este especie de estafa o timo, muy común en este país, y que trata periódicamente en España con peticiones de dinero que oscilan entre los 2.000 y 10.000 euros, aunque se conforman con cantidades menores si la víctima está dispuesta a pagar.


Anuncios Google