Visitas guiadas a la tumba de Cervantes - MADRID ACTUAL

Visitas guiadas a la tumba de Cervantes

Visitas guiadas a la tumba de Cervantes
Compartir en whatsapp

Con motivo del cuarto centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes, el Ayuntamiento de Madrid ofrece hasta diciembre visitas guiadas a la tumba del escritor que permitirán descubrir al "creyente liberal" que se escondía detrás de las aventuras de Don Quijote de la Mancha.

"Cervantes era un creyente liberal, como todos los intelectuales", asegura el delegado episcopal de Patrimonio Cultural, José Luis Montes, durante una visita guiada a la tumba del escritor situada en el Convento de las Trinitarias.

El "manco de Lepanto" aguarda estas visitas en la nueva ubicación que se le dio a sus restos tras el hallazgo de la cripta donde hace siglos fue enterrado. Desde el 22 de abril y hasta el 31 de diciembre, cada viernes entre las cuatro de la tarde (inglés) y las cinco (castellano); y cada sábado a las once de la mañana (inglés) y las doce (castellano), se puede acudir a este emplazamiento.

Las inscripciones se realizan de forma presencial en el Centro de Información Turística de la plaza Mayor y los grupos tendrán un máximo de 25 personas cada uno.

Son muy pocos los datos que se conocen de la biografía de Cervantes y la mayoría se deducen a partir de los prólogos de sus obras, ha explicado Julia Molina, guía de la Asociación Profesional de Guías de Madrid.

Pero se sabe que, según indica su testamento, el escritor solicitó ser enterrado en este convento en agradecimiento a los trinitarios que le liberaron de los cinco años y medio de cautiverio en Argel, en manos de los piratas berberiscos. Tras la construcción del nuevo templo, se perdieron los vestigios de su tumba.

"Pidió que le enterrarán aquí porque afirmaba que la orden trinitaria le había liberado desde el punto de vista humano y quería reposar aquí para que mediante las oraciones de las trinitarias Dios también le rescatara", comenta Montes.

Del estudio global de la obra del literato se deduce que era un "hombre creyente, con fundamentos muy serios y que entendía que el cristianismo". "Si no existía, habría que inventarlo", ha agregado el delegado episcopal.

A pesar del histórico debate de la fecha de su defunción, fue el día 22 de abril de 1616 cuando murió, pero el Día del Libro se conmemora el 23. Y es que, en el momento en el que se instauró esta jornada festiva constaba la fecha de enterramiento, explica.

Aunque se dice que bebía mucho, no fue vino, sino agua lo que causó la hidropesía que provocó su fallecimiento.

La tumba que ahora se puede visitar en las Trinitarias es fruto de las investigaciones finalizadas hace casi un año por un equipo multidisciplinar que concluyó que hay "evidencias documentales, históricas y arqueológicas" para acreditar que entre los restos que se hallaron en la cripta, situada en la iglesia actual, se encontraban los de Cervantes y también los de la que era su mujer, Catalina de Salazar.

Además, también están los de la hija ilegítima del autor, Isabel, que nació como consecuencia de una relación que el novelista mantuvo con una tabernera, ha comentado Molina.

"Para Madrid significa mucho que viviera en esta ciudad tantos años, porque realmente hoy Madrid es capital del mundo con este centenario de Cervantes", ha apostillado Molina.

 

Anuncios Google