José Sacristán interpreta a Romano, un personaje mafioso, en "Toro" - MADRID ACTUAL


José Sacristán interpreta a Romano, un personaje mafioso, en "Toro"

Archivado en:
José Sacristán interpreta a Romano, un personaje mafioso, en "Toro"
Compartir en whatsapp

El veterano actor José Sacristán, que sigue imbatible en las preferencias de los jóvenes directores de cine español, asegura que "malvados como Romano", el personaje mafioso, violento e inseguro que interpreta en "Toro", el segundo largometraje de Kike Maillo, "están ahí, a la vuelta de la esquina".

"He hecho malos, he hecho tontos, pero nunca malos tan malos como este", afirma el actor en una entrevista, días antes del estreno simultáneo de "Toro" en las salas comerciales y como filme de inauguración, fuera de concurso, de la 19 edición del festival de Malaga, el viernes 22 de abril,

Explica Sacristán que Maillo "no quería de ninguna manera hacer en 'Toro' la crónica de unos personajes que pudieran ser identificables por el público, pero está claro que estos malvados como Romano están ahí a la vuelta de la esquina: por su actitud -dice-, este personaje es perfectamente reconocible, mires por donde mires".

Al actor le "emociona" que los directores jóvenes sigan contando con él para sus películas, una historia de amor mutuo que recomenzó para el protagonista de más de un centenar de películas cuando David Trueba le eligió para uno de sus proyectos más "indie" y arriesgado, "Madrid 1987", una actuación que le valió al de Chinchón uno de sus tres premios Sant Jordi y un José María Forqué.

Después vinieron "El muerto y ser feliz", de Javier Rebollo; "Magical Girl", con Carlos Vermút; "Murieron por encima de sus posibilidades", de Isaki Lacuesta; "Perdiendo el norte", de Nacho G.Velilla, "Vulcania", de José Skaf, y por estrenar, "Las furias", el desembarco en el cine de Miguel del Arco, y "El bar", lo último de Álex de la Iglesia.

"Igual lo hacen porque no lo hago del todo mal -bromea, con humildad, el actor al que Kike Maillo llama "Dios"-, pero yo soy el primero en celebrarlo".

Y no sólo por el trabajo, dice, sino "por seguir compartiendo, discutiendo y conviviendo con estos muchachos y muchachas que vienen con el mismo coraje, el mismo talento y el mismo amor, o más, del que pusimos otros hace ya sesenta años".

En "Toro", Mario Casas, Luis Tosar y Jovic Keuchkerian son tres hermanos que han estado separados en los últimos cinco años; los mismos que el pequeño, al que llaman "Toro" por su carácter impulsivo y violento, ha pasado en la cárcel a pesar de ser el protegido de uno de los mafiosos más peligrosos de Andalucía.

"A esta gente les pasan cosas que remiten a películas de género, desde un thriller, a una de aventuras, una combinación muy bien hecha -considera Sacristán-, porque no se pierde la toma de tierra y además tiene una propuesta que engancha a todo tipo de público con imágenes trepidantes y muy bien rodadas, es un producto formidable".

El mafioso Romano es un hombre temible que maneja mucho dinero y por ello, con muchas influencias en la vida pública; tiene su propio código moral y se siente cumplido con la religión, se considera un hombre piadoso, aunque va a misa por la mañana y a que le lean las cartas por la tarde; de hecho, talla una imagen de la virgen con el mismo estilete con el que mata a sus enemigos.

"Hay una cosa que me gusta mucho de la historia de 'Toro' y es la dualidad de personajes; el personaje del muchacho que por intentar hacer el bien se mete en el lío de su vida, o de este tipo miserable de Romano que, en realidad, lo que pretende es, por un acto de amor entendido a su manera, no perder ese hijo que no tuvo y no consigue retener", comenta.

"Y lo mismo, la peripecia del hermano, un pobre diablo que todo lo que hace es perjudicar al otro", apunta sobre López, el personaje que interpreta Tosar.

Una suma de personajes, afirma, "muy interesante" que hace que la película sea "algo más que una película de género, sin detrimento de las películas de género".

El actor, que no podrá desplazarse a Málaga para presentar esta película por sus compromisos teatrales, estará en la de "Quatretondeta", primer filme de Pol Rodríguez, que protagoniza, y que sí compite en la Sección Oficial.

"Con Málaga tengo una deuda permanente hasta que me muera, y es el regalo maravilloso que me hicieron hace dos años al darme el Premio Retrospectiva y proyectar "Delantera de gallinero"; a partir de ahí, Málaga lo que me pida", ha resumido.

Por Alicia G.Arribas.

 

Anuncios Google

Usamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada analizando tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies