Victoria Vera: “Me siento muy orgullosa de haber conseguido lo que nunca había pasado con esta obra: que funcione” - MADRID ACTUAL

Victoria Vera: “Me siento muy orgullosa de haber conseguido lo que nunca había pasado con esta obra: que funcione”

Victoria Vera: “Me siento muy orgullosa de haber conseguido lo que nunca había pasado con esta obra: que funcione”
Compartir en whatsapp

Después de seis años sin subirse a las tablas, Victoria Vera regresa con "Salomé", una obra de Oscar Wilde y dirigida por Jaime Chávarri, que permanecerá en la cartelera del Teatro Fernán Gómez hasta el 3 de abril.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Teatro, Madrid Actual ha entrevistado a la artista.

P.- Usted marca un hito en la historia del Teatro Español; realizó el primer desnudo en la representación en "¿Por qué corres, Ulises?". ¿En algún momento pensó en las repercusiones, tanto en el plano negativo como positivo, que esto tendría?

R.- No tuvo connotaciones negativas, se trataba de cargarse la censura que existía en ese momento y eso eclipsaba todo lo demás. Todo fue positivo

P.- He podido leer que de niña quiso ser bailarina clásico, pero finalmente se decantó por el mundo del teatro, ¿qué le llevó a ello?

R.- El haber crecido excesivamente para poder bailar, fue una decisión realista.

P.- Ha hecho televisión, cine, teatro, ¿en qué ámbito se encuentra más cómoda?

R.- En todos me siento cómoda, pero me encuentro particularmente bien cerca del público, en el teatro, actuando en directo. El directo es muy importante para un artista en general. Implica que no hay trucos.

P.- A lo largo de su trayectoria ha representado a personajes muy variopintos, ¿cómo se prepara estos papales?

R.- Soy una persona formada artísticamente, teatralmente, en el método Stanilavski. Mi maestro William Layton, que procedía del Actors Studio de Nueva York, fue mi primer maestro y quien me introdujo en este sistema de estudio, y esas es mi fórmula para estudiar y de prepararme los personajes. Creo profundamente en este método lo considero fundamental para un actor. Fue un hito en la historia de la interpretación en el siglo XX.

P.- El diario de Ana Frank, El cementerio de los automóviles, algunas de las mejores comedias de Mihura. Si tuviera que elegir uno de los papeles que ha realizado a lo largo de su carrera profesional ¿cuál sería?

R.- Por romanticismo, elegiría Ana Frank. Fue mi primer papel protagonista y era muy pequeña, por lo que significó mucho. He tenido la suerte de interpretar grandes papeles. Me cuesta mucho elegir entre Tristana y Antígona, Freda y Lisístrata,..., todos han sido personajes importantes y significativos en mi carrera, no podría decantarme por ninguno.

P.- Tras seis años sin subir a las tablas regresa con Salomé ¿qué nos puede contar sobre esta obra?

R.- Ahora mismo me siento muy orgullosa de haber conseguido lo que nunca había pasado con esta obra: que funcione. Hemos roto con la mala profecía. Esta 'Salomé' ha funcionado, está funcionando, el público la acoge, la aplaude, respeta el montaje y por primera vez la obra cuenta con la aprobación del público y para mi es un motivo de satisfacción.

P.- El personaje que encarna evoluciona en la propia obra, pasando de la más pura pasión a la desolación por perder lo que amaba...

R.- El drama de Salomé viene de que conoce el amor en el momento que muere. Intuye que va a morir sin haber disfrutado del amor. Lo siente, pero no lo vive. Ese es el gran drama del personaje.

P.- ¿Cree que las iniciativas llevadas a cabo por las instituciones son las suficientes para potenciar la cultura?

R.- No, en absoluto, son insuficientes, casi inexistentes. Y sobre todo en el teatro. Habría que aislar el IVA teatral porque es el arte que menos se puede rentabilizar, ya que no se puede exportar. La fiscalidad del artista debe estar de acuerdo a su situación económica. El teatro necesita un IVA muy especial. También una Ley de Mecenazgo que permita la libertad creativa y no depender del clientelismo político, y que cualquiera pueda invertir su dinero en teatro, en cultura, y pueda desgravarlo. En Italia se desgravan el 65%. El teatro hay que tratarlo como un arte especial, por su tradición, porque tiene 2.000 años. Hay que cuidarlo y mimarlo y mantenerlo al margen de las rutinas fiscales y ponerlo al mismo nivel que la ópera o el ballet clásico, donde ha estado siempre, hasta que ha ido vulgarizándose.

P.- El día 1 de abril se celebrará en la capital el día mundial del teatro. Con motivo de esta celebración se realizarán descuentos de hasta un 25% de descuento en las entradas. ¿Cree que esta medida acerca al público más al teatro?

R.- Siempre es positivo dar facilidades al público para que pueda acceder al teatro. Las entradas están mucho más caras en el resto de Europa, donde ha una verdadera pasión por la cultura. Lo que hay que hacer es un replanteamiento general del teatro, dar a conocer la historia del teatro y promocionarlo. ¿Por qué la cartelera teatral hay que pagarla y la del cine no? Es una discriminación total al teatro, está maltratado.

Anuncios Google