El Congreso remata su lavado de cara a tiempo para recibir a nuevos diputados - MADRID ACTUAL

El Congreso remata su lavado de cara a tiempo para recibir a nuevos diputados

El Congreso remata su lavado de cara a tiempo para recibir a nuevos diputados
Compartir en whatsapp

El Congreso está dando esta semana los retoques finales de la profunda remodelación que ha acometido en los últimos años con la apertura de la segunda planta del Palacio de la Carrera de Jerónimo que amenazaba ruina, justo a tiempo para recibir a los nuevos diputados que salgan de las urnas el 20 de diciembre.

Además de despachos y salas de reuniones para medio centenar de funcionarios del Congreso -Secretaría General y adjuntos, letrados, protocolo, archivo y asistencia- la zona acoge la nueva sala Prim, dedicada al general Juan Prim, presidente del Gobierno asesinado en la cercana calle del Turco en 1870.

La rehabilitación, realizada por la empresa Dragados, ha costado al Congreso unos 8 millones de euros, e incluye la reparación de la estructura, los equipos de climatización y el acondicionamiento de salas y espacios comunes.

Toda la segunda planta del edificio, inaugurado por la reina Isabel II en 1850, se encontraba en un muy mal estado después de décadas de abandono, debido especialmente a las filtraciones de agua desde los tejados, que habían carcomido las viejas vigas de madera.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, acompañado por la vicepresidenta, Celia Villalobos, y los técnicos responsables de la obra, han visitado hoy la segunda planta del edificio y han descubierto un retrato de Prim que presidirá la sala con su nombre.

Óleo del pintor francés Alexandre George Regnault, el cuadro "El General Prim a caballo" de 72 por 59 centímetros, forma parte del Patrimonio Histórico Artístico conservado por el Museo del Prado.

Villalobos ha explicado que el Congreso buscó en el mercado un retrato de Prim para adornar la sala pero ninguno se ajustaba al presupuesto que estaba dispuesto a pagar la Cámara, por lo que finalmente se acudió al Museo del Prado, que ha cedido la obra al Congreso.

La sala Prim ocupa el espacio en el que se situaba una antigua estancia en la que los "padres" de la Constitución de 1978 elaboraron la actual Carta Magna.

Esa vetusta sala, dividida posteriormente en dos espacios -las salas Calatrava y Olózaga-, se ha utilizado durante décadas para reuniones de las comisiones, aunque llevaba años cerrada.

Aprovechando las obras de reparación de la cubierta, que estaba muy afectada por las goteras, se decidió rehabilitar ese espacio para la actividad parlamentaria y dedicar la nueva sala a Juan Prim, coincidiendo el año pasado con su bicentenario.

En la rehabilitación se ha intentado respetar en lo posible la antigua estructura y la disposición de la sala y se ha recuperado parte del mobiliario original, como las sillas y las mesas.

Cuenta además con luz natural, a través de dos patios que antes de las obras estaban prácticamente cegados por equipos e instalaciones de aire acondicionado.

Además de esta sala, la rehabilitación integral desarrollada en el Palacio ha permitido restaurar la cúpula y el lucernario del hemiciclo, por el que ahora penetra la luz solar gracias a una vidriera con forma de abanico.

La cúpula, cegada hasta hace unos años, se ha conservado en su estado original con vigas de madera y tirantes de metal y sustenta el techo y las pinturas del salón de plenos.

 

Anuncios Google