Reyes Monforte revive a Lina Codina - MADRID ACTUAL

Reyes Monforte revive a Lina Codina

Archivado en:
 
Reyes Monforte revive a Lina Codina
Compartir en whatsapp
 

Para la periodista y escritora Reyes Monforte, "la realidad siempre supera la ficción", y lo demuestra descubriendo historias que no tienen espacio en la prensa, como lo hace en su último libro, "Una pasión rusa", donde presenta la "alucinante" vida de Lina Codina, la que fue esposa de Prokófiev.

"Por mi vena periodística la realidad siempre supera la ficción y hay muchas historias increíbles que creo que hay que contarlas", explica la autora en una entrevista.

"En esta casa nació Lina Prokófiev esposa del genio compositor Serguéi Prokófiev", decía la placa puesta por el Ayuntamiento de Madrid en la fachada del número 4 de calle de Bárbara de Braganza que despertó la curiosidad de Monforte.

Una historia que la autora ha vertido en "Una pasión rusa" (Espasa), que resultó ganadora del Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio.

Lo que más sorprendió de esta historia a Monforte, según reconoce, fue que no sabía que el destacado compositor ruso había estado casado con una madrileña, hija de Juan Codina y Llubera, un tenor barcelonés, y de Olga Nemiskaia, una aristócrata de Varsovia y también cantante de ópera.

Al empezar a investigar sobre Lina (Madrid, 1897-Londres, 1989), se encontró a "una mujer cosmopolita" que hablaba cinco idiomas y que había estudiado en Suiza, Italia y en Nueva York.

"Vivió en el paraíso, en los locos años veinte, con Ernest Hemingwey y Coco Chanel, pero también en lo peor, en la Unión Soviética de Stalin", precisa la autora.

"Su vida había sido una fiesta hasta que alguien apagó la luz y unos brazos de hierro forjado le rompieron la existencia", escribe Monforte en el libro.

"La vida de Lina es como un folio en blanco en el que van apareciendo personajes famosos, guerras mundiales y la historia de Europa, sobre todo, y con eso va escribiendo su vida", subraya Monforte.

Lina conoció a Prokófiev el día que éste dio su concierto inaugural en el Carnegie Hall de Nueva York, en 1918, y los primeros años de matrimonio transcurrieron en el París de las vanguardias, donde la pareja formaba parte del círculo más exclusivo de intelectuales y artistas.

Todo iba muy bien en la vida profesional y personal de la pareja, aunque Lina había dejado en segundo plan su carrera de cantante para acompañar a su marido y para servirle de inspiración en sus mejores composiciones.

Tras triunfar en todo el mundo, a Prokófiev (1891-1953) le quedaba el objetivo de tener éxito en su país de origen. Así que decidió volver a la Unión Soviética con su familia, invitado "con todos los honores" por el dictador Stalin.

Para Monforte, Lina era una mujer muy occidental, con muchos amigos y, en aquella época, lo que sería una "It Girl" de hoy, gracias a su "imán especial" que seducía a todos, además de saber "tratar con la gente".

"Si viviera hoy sería la mujer más seguida en Twitter, en Facebook, tendría 200 blogs con millones de fans", afirma la autora.

Y fueron precisamente estas características de Lina las que la llevaron a ir en contra los ideales del gobierno socialista y como consecuencia pasar "del cielo al infierno", como especifica Monforte.

Persuadido por Stalin, Prokófiev abandona a Lina y se casa, aunque sin divorciarse legalmente, con una rusa. Para justificarse, le escribe una a la que fue su compañera tras casi 20 años: "Quiero que sepas que te amo. Y quiero que me perdones por lo que voy a hacerte. Ni siquiera puedo explicártelo. Pero necesito estar con ella...".

Poco tiempo después de la separación, Lina es acusada, falsamente, de traición al gobierno de la Unión Soviética por ser una espía extranjera y condenada a 20 años de trabajos forzados en el gulag, en Siberia.

Durante todo este tiempo, lo que la mantiene viva es "el amor" por Prokófiev y el deseo de volver a reunirse con él. "La vida de Lina fue una pasión absoluta hacía su marido y no importa lo que le hizo".

Con una historia que califica como "increíble" por parecer más tema de película que algo que pudiera pasar en realidad, Monforte se ha dejado llevar y seducir por esta española "tan desconocida en su propio país", concluye.

Anuncios Google