La Comunidad detecta irregularidades en los establecimientos de compraventa de oro - MADRID ACTUAL

La Comunidad detecta irregularidades en los establecimientos de compraventa de oro

 
Compartir en whatsapp

La Comunidad de Madrid, a través de los servicios de inspección de la Dirección General de Consumo, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, detectó que ninguno de los establecimientos inspeccionados en ocho municipios de la región y dedicados a la compraventa de oro mostraba al consumidor de forma visible y eficaz el precio que pagaban por gramo de oro, cifra que se reducía hasta el 70,4% en el caso de los comercios visitados en Madrid capital. Este hecho impide conocer previamente las condiciones económicas de la transacción y permite a los empresarios modificar el precio en función del cliente.

Se trata de uno de los resultados de la campaña de inspección realizada entre los meses de mayo y septiembre de 2013, junto al Instituto Municipal de Consumo del Ayuntamiento de Madrid, y en la que se contó con la asistencia de técnicos de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad y del Centro de Laboratorios y Servicios Industriales de Madrid. En ella se inspeccionaron 41 establecimientos y 133 piezas de oro en total, en los municipios de Madrid capital, Alcobendas, Alcorcón, Las Rozas, Leganés, Móstoles, Parla, Pozuelo de Alarcón y San Sebastián de los Reyes.

Estas actuaciones inspectoras son una continuación de las desarrolladas por la Dirección General de Industria, Energía y Minas, que realizó una campaña de inspección en este sector en marzo de 2013, en la que controló una treintena de establecimientos y casi 40 balanzas, detectando que el 60% de las básculas de los locales de compraventa de oro presentaban defectos y tan sólo el 40% cumplía la normativa de control metrológico.

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad, Enrique Ossorio, y el delegado del Área de Gobierno de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, presentó este martes 14 de enero, los resultados y señaló que la mayoría de los comercios inspeccionados presentaba alguna irregularidad en la normativa de protección al consumidor, un 77,4% de las empresas controladas en la capital y el 100% de los casos en los demás municipios.

En relación a los instrumentos de medida, se descubrió que el 60% de las empresas inspeccionadas empleaba balanzas con alguna irregularidad relativa al control metrológico, lo que indica una mala calidad en las pesadas y un funcionamiento inadecuado según los requisitos recogidos en la legislación vigente.

Por otra parte, se advirtió un alto incumplimiento en el caso de las empresas que, además de comprar, venden objetos de segunda mano de oro al peso, pues de las 133 piezas de oro examinadas, el 60% carecía de alguno de los contrastes (información sobre la pureza del metal precioso) reglamentarios.

Condiciones de compraventa deficientes

De acuerdo con lo dispuesto en la normativa de consumo, en los contratos con los consumidores, debe facilitarse recibo justificante con las condiciones esenciales de la operación realizada, sin embargo, se encontraron deficiencias en los justificantes en el 70% de las empresas controladas fuera de Madrid, normalmente por no constar el precio por gramo aplicado en la operación.

También había irregularidades en la publicidad, pudiendo inducir a error en el 17,6% de los comercios de Madrid capital y en el 30% de otros municipios, en una ocasión por afirmar sin ser cierto que sus balanzas estaban homologadas y en otros casos al emplear expresiones del tipo "desde x euros por gramo", siendo en realidad un precio superior al anunciado en el momento de la inspección.

No obstante, no se observaron cláusulas abusivas en ninguno de los establecimientos visitados y la mayoría cumplían con la obligación de tener y anunciar correctamente la existencia de hojas de reclamaciones.

Más campañas de inspección en este sector en 2014

Como consecuencia de las actuaciones inspectoras, se formularon requerimientos para la subsanación de las deficiencias encontradas, y el 95% de los establecimientos cuyas básculas no cumplían la normativa aplicable ya han corregido el defecto detectado, adquiriendo nuevos equipos, y el 100% de las empresas visitadas fuera de la capital ha subsanado las deficiencias en materia de consumo sobre información de precios. Asimismo, se han iniciado los correspondientes expedientes sancionadores, procediendo a la aplicación de sanciones en los casos más graves, cuyas cuantías oscilan entre los 3.000 y los 15.025 euros.

Por último, a la vista de estos resultados, Ossorio señaló que "se ha previsto incluir en las campañas de inspección de 2014 una nueva de continuidad sobre este tipo de establecimientos", con el fin de elevar la protección de los consumidores y para concienciar a los empresarios de la importancia de cumplir la normativa de consumo.

Anuncios Google