Las rebajas disminuyen los precios, no los derechos - MADRID ACTUAL

Las rebajas disminuyen los precios, no los derechos

Archivado en:
Las rebajas disminuyen los precios, no los derechos
Compartir en whatsapp

A pocos días del comienzo de las rebajas, el Ayuntamiento de Madrid recuerda a los consumidores que comprar en rebajas implica una disminución en los precios, pero no en la calidad de los productos ni en sus derechos.

Durante la época de rebajas, los comerciantes promocionan sus productos con precios inferiores a los habituales, ofreciendo a los consumidores la posibilidad de ahorrar en sus compras.

Sin embargo, advierte el Consistorio en una nota, no es lo mismo comprar en rebajas que adherirse a promociones de ventas con descuento como las ofertas de productos adquiridos especialmente para la ocasión y los saldos, en los que se ofrecen productos deteriorados, con desperfectos y en desuso u obsoletos.

En ningún caso, las rebajas o cualquier otra actividad de promoción de ventas pueden suponer una disminución de los derechos del consumidor.

Para que las rebajas sean realmente una buena oportunidad para comprar los productos deseados a mejor precio, es conveniente que los consumidores tengan en cuenta la información y las recomendaciones para la mejor protección y defensa de sus derechos.

Según la legislación vigente, cada establecimiento es libre de elegir el período y la duración de las rebajas a lo largo del año.

El período de rebajas debe exhibirse en el establecimiento comercial en sitio visible al público, incluso cuando permanezca cerrado, así como su duración y las reglas especiales aplicables a las mismas.

En rebajas, los artículos con descuento tienen que haber estado a la venta en el establecimiento con anterioridad al comienzo de estas, y no pueden incluirse como tales productos deteriorados o los adquiridos específicamente para ser vendidos a un precio inferior al ordinario.

Los artículos que se oferten en rebajas deben estar etiquetados correctamente cumpliendo con la legislación de aplicación. Además, tiene que exhibirse el doble precio, el habitual y el rebajado, tanto en el interior como en los escaparates, y en la publicidad.

Los establecimientos pueden ofrecer rebajas junto con otras promociones, excepto las liquidaciones, pero siempre informando adecuadamente al público y con la debida separación entre ellas.

En caso de que la venta con rebajas no afecte a la totalidad de los productos comercializados, los rebajados estarán suficientemente diferenciados del resto, de forma que no haya lugar a confusión.

Si el comerciante establece unas condiciones especiales para las compras en rebajas sobre la aceptación de pago con tarjetas o las devoluciones, debe indicarlo expresamente de forma clara y en lugar visible; en caso contrario, las formas de pago y la política de devolución serán las habitualmente permitidas.

Cuando el establecimiento anuncie que admite cambios y devoluciones está obligado a ello y, siempre, cuando el producto tenga una tara o defecto.

En este último supuesto, tiene que efectuar el cambio o devolución de dinero a solicitud del consumidor, sin que se le pueda imponer la aceptación de vales comerciales.

El servicio posventa y la aplicación de la garantía no varían en los productos comprados en las rebajas. La garantía legal de los productos puestos a la venta, tanto rebajados como no, es de dos años a contar desde el momento en que se hace entrega del mismo al consumidor.

En el Ayuntamiento de Madrid, para cualquier consulta o reclamación de consumo, se puede acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor de los distritos y a la OMIC Central.

 

Anuncios Google