¿Qué ocurre con su vida ‘online’ cuando fallece? - MADRID ACTUAL

¿Qué ocurre con su vida ‘online’ cuando fallece?

Archivado en:
¿Qué ocurre con su vida ‘online’ cuando fallece?
Compartir en whatsapp

Que vivimos en la era de la tecnología es una realidad. La mayoría de la gente utiliza diariamente una red social, compra a través de las webs e incluso realiza transferencias bancarias, pero, ¿qué ocurre cuando fallecemos con toda esa información que tenemos en Internet?

Eliminar un perfil en Facebook o Twitter se puede convertir en algo largo y tedioso si no se toman las medidas necesarias, por lo que ya son muchos los usuarios que están redactando testamentos virtuales para que toda su información quede en buenas manos cuando fallezcan.

Además, todo depende en gran medida de las páginas que se frecuenten. Por ejemplo, las redes sociales suelen mantener los perfiles activados, aunque los familiares pueden solicitar que se retire un perfil. No obstante, lo que no pueden hacer los seres queridos es acceder a la información del fallecido, lo que quiere decir que sus mensajes privados se mantienen como tales.
Cada vez son más las redes sociales que crean plataformas en memoria de los fallecidos, para que amigos y familiares compartan experiencias, pudiendo restringirse el acceso únicamente a los conocidos, como ocurre en Facebook.
Otras páginas, como la web de almacenamiento de fotos Flickr, mantiene los perfiles de sus usuarios activos.

Por otro lado, las cuentas de correo electrónico no siempre desaparecen con el fallecido. Las normas de Yahoo! son mantener las cuentas privadas. Hotmail, además, ofrece la posibilidad de que la familia reciba un CD con todos los emails del difunto una vez demostrada la muerte y la relación con la persona. Gmail, por su parte, también exige esas pruebas, así como la copia de un email enviado por parte del fallecido a la persona que solicita la información.

"Lo primero que tenemos que hacer es definir nuestro espacio en las redes porque son diversas las actividades que hacemos en línea", señala Julizzette Colón-Bilbraut, asesora de negocios online, redes sociales y disputas cibernéticas.

Así, ya son varias las páginas como Legacy Locker, Asset Lock y Deathswitch que ayudan a los cibernautas a dejar arreglada la situación memorizando, por ejemplo, sus contraseñas.
Por unos 30 dólares al año, o 300 para toda la vida, Legacy Locker almacena la información de sus cuentas de manera totalmente segura.
Otra opción es apuntar dichas contraseñas en un papel pero habría que actualizarlas constantemente, algo más complicado.

Todo esto puede parecer extraño por ahora, pero como dice Jeremy Toeman, fundador de Legacy Locker, "no me sorprendería que dentro de cinco años fuera algo común elaborar un testamento escrito a la vez que uno digital".

Anuncios Google