Pasión de oro en Chinchón - MADRID ACTUAL

Pasión de oro en Chinchón

Pasión de oro en Chinchón
Compartir en whatsapp

Alrededor de 250 vecinos de Chinchón participarán este Sábado Santo, como intérpretes o en aspectos organizativos, en la popular Pasión viviente que cada año organiza esta localidad madrileña, de gala al cumplirse en 2013 sus bodas de oro.

La Pasión y Muerte de Cristo de Chinchón comenzará al anochecer, en torno a las 20:00 horas, y transcurrirá por los puntos más icónicos de la ciudad, como la Plaza Mayor, donde el Sábado Santo se representarán escenas de los momentos previos y posteriores a la crucifixión de Cristo.

La ruta, organizada por la oficina de Turismo de Chinchón, coincide este año con el 50 aniversario de la representación de la Pasión y Muerte de Cristo, declarada de Interés Turístico Nacional en 1980.

La celebración, ideada hace ya medio siglo por un párroco de Chinchón, congrega cada año a más de 20.000 personas, entre habitantes y turistas.

La mayor parte de las escenas transcurren en la Plaza Mayor de Chinchón, que desde el siglo XIV ha sido el centro de la vida de la ciudad y ha tenido usos diversos: de corral de comedias a mercado de ganado, pasando por plaza de toros.

Esta plaza con soportales, elegida la "cuarta maravilla" de la Comunidad de Madrid en una votación organizada en 2008 por el Bureau Internacional de Capitales Culturales, tiene la peculiaridad de tener balconadas de dos y tres alturas.

Precisamente en uno de los balcones de la Plaza Mayor, el del Ayuntamiento, arranca la representación de la Pasión con la Última Cena, a la que sigue la Oración y el prendimiento en el Monte de los Olivos en la Plaza de San Roque.

A continuación, los actores interpretan el momento de la condena de Poncio Pilatos en una de las calles que dan a la Plaza Mayor, que vuelve a ser el centro de atención con las tres caídas y la crucifixión de Jesús.

La escena final de la Resurrección se desarrolla junto a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que alberga en su interior un cuadro de Francisco de Goya, un "vecino asiduo" de Chinchón que incluso llegó a comprarse una casa en la ciudad para poder estar cerca de un hermano capellán que vivía allí.

 

Anuncios Google